Más Wifi en Mayabeque (+ Fotos e Infografía)

0
29
Durante el pasado año 21 557 usuarios abrieron sus cuentas Nauta en Mayabeque y el número sigue creciendo  en esta ciber nueva era donde todo parece más simple en materia de comunicación.

«Ahora la vamos a ver aquí – señala el móvil- en el teléfono de abuela. ¿Tú también quieres verla?

Su pregunta queda en el aire porque ya, en diferente meridiano y paralelo, ataviada con su uniforme blanco, la doctora Mabel aguarda por el encuentro con sus pequeños.

Melissa y Malvin cumplen dentro de dos días sus 5 y 6 añitos. Sentados, con toda la tranquilidad que puede caber en sus menudos cuerpecitos, los descubro en un banco del parque.  

Esperan para hablar con su mami, que cumple misión internacionalista. Justamente allí, en el municipio de Güines, radica una de las tres áreas con conexión Wifi en la vía pública de la provincia Mayabeque

«Mi mamá es médico y se fue a ayudar a otros niños pequeños», le suelta Malvin a mi grabadora y la rodea con su mirada inquisidora como a una cosa extraña. A su lado Melissa, sin dejar de chuparse el dedo gordo, balbucea algunas palabras que en la transcripción de la entrevista logro escuchar mejor.

Como Melissa y Malvin otros niños se conectan con sus familiares queridos.

«Ahora la vamos a ver aquí- señala el móvil- en el teléfono de abuela. ¿Tú también quieres verla?- su pregunta queda en el aire porque ya, en diferente meridiano y paralelo, ataviada con su uniforme blanco, la doctora Mabel aguarda por el encuentro con sus pequeños. 

Ahora es Melissa la más desenvuelta. Comienza a darle besos a la pantalla como en un intento fallido de dejarlos tatuados en el rostro de su progenitora. Las campanadas ponen música de fondo a la tierna escena, en toda Cuba son las tres de la tarde.

A escasos metros, Dennis busca un lugar a la sombra. Cerca de la Iglesia encuentra un sitio cómodo. Viene a conversar con su novia a través de Facebook, aunque también han chateado por IMO, según me aclara y desde esa aplicación resulta más fluido el intercambio.

«Lo mejor es que incluso puedo verla. El otro día conocí a sus compañeras de trabajo. A veces la conexión es un poco lenta y los mensajes demoran en llegar, pero nos comunicamos y eso es tremendo».

En un parque con Wifi uno puede encontrar a personas de cualquier edad. Lo comprobé cuando conocí a Maximino: un señor que ya pasa de los 60. Muy cerca de él, Gladys con el auxilio de su sobrina, refleja en su rostro incertidumbre. Se ensombrece ante la duda de lo que puede hacer la conexión inalámbrica.

De lejos yo observo y entonces… se hace el milagro. Comienza a hablar con su hijo, según me entero luego. Ahora parece una experta con los audífonos puestos y sosteniendo el móvil con firmeza, como quien después de un naufragio se agarra a una tabla salvadora.

Las lágrimas son ahora las protagonistas. A Gladys no le importa la gente a su alrededor. Son ella y sus emociones, sonriente y triste a la vez, escucho sin quererlo como la voz se quiebra después de casi 3 años sin poder verlo. Ahora ha podido hacerlo gracias a la Wifi, mediadora de las relaciones a distancia.

Wifi en perspectivas

Quien escribe renegaba de la conexión en plena vía pública, a la vista de todos. Me parecían más discretas las salas de navegación disponibles ya en los once municipios de Mayabeque y los Joven Club de la cabecera municipal, Quivicán y Jaruco.

Pero puedo entender cuán importante es para muchos esos momentos de cercanía digital. Y aunque, a miles y miles de kilómetros puede parecer bastante fría la comunicación a través de un cristal bien sea por un teléfono o una computadora, al menos los parques con Warifari, como se empeña Maximino en llamar a la Wifi, dan más calidez al ambiente: han sido remozados, iluminados, pintados.

La era wifi ha frenado en buena medida aquellos desmanes en los bancos y farolas del parque. Ahora la mayoría abiertamente defiende el espacio de conversación que propicia la conexión inalámbrica.

De acuerdo con las declaraciones de Idalmis González Pino, Jefa del Departamento Comercial y Mercadotecnia de la división territorial en la más joven provincia del país, el ancho de banda en San José de las Lajas es de 100 MB y el de Güines de 40. Específicamente, en este último municipio pueden sucederse hasta 30 conexiones simultáneas.

González Pino adelantó, además, que durante 2016 se prevé la instalación de un área de conexión wifi en Santa Cruz del Norte, para sumar cuatro de conjunto con la del Boulevar de San José y los parques de Güines y Madruga.

Durante el pasado año 21 557 usuarios abrieron sus cuentas Nauta desde oficinas de Mayabeque y el número sigue creciendo por lo que, a todas luces, para cualquiera que asume relaciones a lo lejos, en esta ciber nueva era, todo parece más simple al menos en materia de comunicación.

La prensa internacional en no pocas ocasiones reflejó que el Gobierno cubano obstaculizaba el desarrollo de Internet en la Isla en su afán por controlar la información. Sin embargo,  las acciones de ETECSA en el año que recién culminó y las proyecciones para el 2016 desbaratan ese discurso que han convertido en un mito mediático porque lejos de limitar o censurar Internet, el Ejecutivo cubano tiene una voluntad clara de impulsar la red en consonancia con sus planes de desarrollo económico. Estos resultados de ETECSA lo confirman:

INFOGRAFÍA: DESAFÍOS DE ETECSA PARA ESTE AÑO:

 

 

 INFOGRAFÍA: ETECSA, RESULTADOS PARA EL DESARROLLO DE INTERNET EN EL 2015:

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre