Martí, un eterno enamorado de la patria

0
20

Bien se nombre a José Martí como el más universal de los cubanos, cuyo legado es fragua permanente de sus coterráneos, ejemplo que se transmite de generación en generación.

Es imposible hablar de poesía o prosa magistral sin mencionar al Apóstol, no solo por la belleza entendible de sus escritos, sino además por la profundidad de cada uno de sus mensajes y es que  a su decir era necesario que detrás de cada letra sangrará el alma.

Salta a la vista en solo husmear en su obra su concepto de amistad, su identificación con la América toda, con los pobres de la tierra, su clarividencia sobre el peligro que representan los Estados Unidos para los pueblos de América y el compromiso con la patria que desde muy joven deja plasmado como paradigma de dignidad en su obra de teatro Abdala en la  que define que:

“El amor, madre, a la patria
No es el amor ridículo a la tierra,
Ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
Es el rencor eterno a quien la ataca”

Martí  dedicó sus mejores años a la lucha  por la libertad de su patria, desde su juventud  hasta su muerte trabajó  para lograr  la  redención  de los cubanos.

Para él, el que ansía verdaderamente la libertad de la patria, no repara en obstáculos, ni siente  el temor de entregar su propia vida.

El  patriotismo para nuestro Apóstol era  la mejor levadura entre todas las virtudes y la misma razón de su existencia, para Martí: “Patria es humanidad, es aquella porción  que vemos más de cerca en la que nos tocó nacer”.

Su corta y azarosa vida la dedicó a preparar la guerra necesaria, a la que se entregó con ferviente devoción para garantizar la conquista  de lo que consideró el bien más  preciado para el hombre.

Su vida constituyó un ejemplo de amor incondicional a la tierra que lo vio nacer,  la que valoró en su justa dimensión, convencido de que no hay más patria que la que se conquista con el propio esfuerzo y es deber  de cada hombre honrarla.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre