Los animales ante desastres naturales como los huracanes

Cuando ocurren desastres naturales, no solo los seres humanos afrontan diversos problemas. También los animales, tanto las mascotas como los salvajes enfrentan  diversas dificultades y generalmente sin ayuda. Confrontan la  destrucción de sus casas, accidentes, heridas, separación de sus familias, desplazamientos, problemas de salud derivados del cambio de hábitat, e incluso la muerte.

En muchas ocasiones, los animales pueden sentir las tormentas, lo que puede ponerles nerviosos y generar pánico entre las personas.  Algunos sienten el estrés de sus dueños y un animal que suele portarse bien puede huir de repente.

Los perros responden de forma impredecible a desastres naturales como huracanes y suelen intentar escapar, las mascotas en general se esconden lejos de la gente, buscan que sus dueños los tranquilicen o, en casos más inusuales, se vuelven agresivas, incluso hacia aquellos que intentan ayudarles.

Los roedores o los conejos, ante fuertes y abundantes lluvias se ahogan cuando se inundan sus guaridas, pueden incluso ser arrastrados por el viento, y golpeados contra la tierra o contra objetos grandes y/o quedar aplastados por ramas que caen de los árboles.

Las aves no se escapan de sufrir grandes contratiempos, por ejemplo, el ojo de los huracanes puede atrapar a los pájaros dentro de un muro de viento y trasladarlos lejos de su hogar. Los animales que viven en los árboles alcanzan sobrevivir a las tormentas más fácilmente, tal es el caso de los pájaros carpinteros, que pueden encontrar refugio en los agujeros que construyen en los árboles y protegerse frente a los golpes de viento, en cambio, las aves limícolas (viven en el limo o lodo), marinas (gaviotas….) y anátidas (patos, ocas, cisnes…) se encuentran a descubierto.

Animales como delfines, manatíes, peces y pequeños invertebrados pueden ser arrastrados a la orilla, producto a olas masivas y la acción violenta en la superficie del agua cuando ocurren huracanes, provocando la muerte. Los nidos de tortugas son llevados desde la arena hasta el mar.

Las fuertes lluvias, pueden llevar agua salada a zonas de agua dulce y una alta salinidad en estas últimas puede matar a animales como las truchas, que dependen del agua dulce para sobrevivir y viceversa en caso de que suceda en los lagos donde animales necesitan una alta salinidad.

Es por tanto un llamado a proteger no solo a los seres humanos sino también a las mascotas y los animales que conviven en la naturaleza, víctimas que sufren los estragos que dejan los desastres naturales.

Existen impresionantes historias de amor por los animales;  personas que  prefieren dejar parte de sus pertenencias atrás con tal de tener fuerza y espacio para llevar a sus fieles acompañantes.

 

 

 

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar