Longevidad y sabiduría

Dispuesta asumir con orgullo y dignidad el paso del tiempo, la lajera Ana Aclich Biut con sus 86  años  de edad continúa ejercitándose en su profesión,(enfermera) ofreciendo su experiencia y saberes a un proyecto comunitario liderado por la “Cátedra del Adulto Mayor” encaminado a elevar la calidad de vida de los ancianos.

De este modo se le puede ver con frecuencia en el “Departamento de Cultura Física” de la Universidad Agraria de La Habana intercambiando con los expertos sobre procedimientos factibles al correcto funcionamiento del cerebro en personas de la tercera edad.

De ese modo rememora los viejos tiempos, cuando en el hospital general  docente “Leopoldito Martínez” lucía su cofia y sus guantes de enfermera y congeniaba  con los galenos sobre los métodos indicados para sanar  a los  pacientes internos.

La veterana aún ágil y diestra ha sabido conquistar el aprecio y simpatía  de  los graduados en materia de   deportes, es por ello que gustosamente le facilitan a la octogenaria plegables con ejercicios corporales seriados, entrenamientos de Taichí así como tableros para practicar “Ajedrez”, “Dama china”  y “Parchís”, además de pelotas, aros y raquetas entre otros implementos deportivos Cuentan los muchachos del barrio que bien la quieren que Ana es como la abuela de todos y que  su sonrisa y su voz inconfundible es una pócima mágica  capaz de curar cualquier dolencia.

Yo que me considero su amiga  me  atrevería a definirla como una mujer sabia. .

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar