Lactar es amar

La lactancia materna no es exclusiva de los seres humanos. Algunos animales al nacer también suelen recibir ese alimento importante de las mamas de su madre. 

Estudios relacionados con el tema remontan la acción de amamantar desde los orígenes de la humanidad. Con el de cursar del tiempo la Organización Mundial de la Salud ha insistido para que este hecho biológico sea un alimento referente en todos los países por los múltiples beneficios que le aporta a los bebés. 

Y es que la leche materna es considerada el alimento natural producido por la madre para alimentar al recién nacido. Se recomienda como alimento exclusivo para el lactante hasta los seis meses de edad, y como alimentación complementaria hasta los dos años  ya que contiene carbohidratos, proteínas, grasa y suministra las enzimas digestivas, los minerales, las vitaminas y las hormonas requeridos por los bebés.  

También contiene otras sustancias que protegen al bebé frente a infecciones y estrecha el vínculo madre-hijo, pues es el momento en que la madre tiene al bebé en brazos, le canta, le habla y lo observa. 

Quien ha vivido esta experiencia la reconoce como una de las acciones sensibles, humanas, y de profundo amor. Ese contacto con la criatura que trajimos al mundo, ver cómo se alimenta de nosotras mismas, proporcionarle nuestro calor y ternura, y acariciarlo o acariciarla, son sensaciones incomparables con cualquier otra. Todo ello, junto al valor nutricional de ese tipo de leche, favorece el desarrollo psicomotor y crecimiento de los hijos. 

Pero este hermoso acto no atañe solo alas madres, el padre del bebé y otros miembros de la familia tienen también su participación, pues durante el momento de lactar es necesario atender a la madre. 

La lactancia materna considerada también un hecho social y cultural aporta múltiples ventajas al seno materno, lo que indica que no solo el pequeñín se beneficia con este acto, sino también la madre, pues se recupera más rápido del parto, ayuda a perder peso de forma natural y aumenta la autoconfianza de muchas madres, pues satisface física y emocionalmente al bebé.

 

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar