Lactancia materna, un sello femenino de distinción

0
6

Recuerdo a Laura cuando era pequeña  haciendo planes para  el mañana , y mientras que  otras niñas de su edad deliraban con ser  enfermeras, cantantes bailarinas o maestras , mi querida aliada  solo  apetecía …ser mamá.

Jugaba con sus muñecas… le susurraba melodiosas tonadas que aprendió de la abuela en medio del lomerío entre el canto de la luciérnaga y la cigarra, les cambiaba el vestuario, unas veces para salir de paseo, otras con batones blancos cocidos por sus diminutos dedos a punto de cadeneta para ir a dormir. Desde entonces observándola enternecida… pude adivinar que mi muchacha sería una madre  venerable.

Los años han transcurrido y hoy Tatica, como continuo llamándola, exhibe airosa sus 24 abriles, sus pechos, botones en floración  se han convertido en dos manantiales tibios, de los cuales se sustenta  su crío…retoño de su vientre  amasado en noches de adoración y divinidad.

Y se le ve tan linda…sus pupilas consternadas por el gozo del mozalbete…dan señales que llegan a su instinto maternal…acrecentando los raudales del  suculento bálsamo nacido de sus entrañas.

En los tiempos libres se sienta frente a la computadora para terminar la tesis de maestría sobre atención primaria a niñas y niños con dificultades para la comunicación en los primeros años de vida…porque es tanta su fe por la infancia que dio su voto por la defectología, ofreciendo sus  solícitas intuiciones  a otras criaturas.

Para mi Laura las noches son infinitas…huelen a jazmín y a lisonja, allá en la penumbra  al lado de la cuna, iluminada  por el candor de sus mejillas, mezcla las nanas que su octogenaria le enseñó, con el ruido ocasionado por el balance, para dejar en limpio la bocanada de leche que sisada por los labios menudos de su bebé, fortifican su espíritu, colmándola de luz y  esperanza.

Es algo así difícil de percibir…. pero yo, que la conozco de cuando las palmas de sus manitos no eran más que dos ventanas reclamando al futuro,  sé  que en su rostro se asoma el agradecimiento a la vida….por la maternidad.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre