La Paz, imprescindible siempre (+Audio)

Dice el poeta mexicano Amado Nervo que “hay algo tan necesario como el pan de cada día, y es la paz de cada día. La paz sin la cual el pan es amargo”. 

Y es que ese sustantivo aunque se define como abstracto, denota equilibrio, estabilidad, respeto a las diferentes culturas, entendimiento  y buenas relaciones entre las personas a partir de principios indispensables como la igualdad y la libertad. 

En el libro sagrado que es la biblia, la paloma se incluyó entre los animales puros que se encontraban en el arca de Noé. Fue precisamente ella con una rama de olivo en el pico quien advirtió que la inundación había acabado luego de 40 días de diluvio universal y que Dios estaba nuevamente en paz con la humanidad. 

Ese pasaje inspiró al pintor español Pablo Picasso que inmortalizó su serie de palomas para un cartel que se utilizó en el Congreso Internacional por la Paz de 1949tras concluir la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, la paloma es para todos un símbolo de paz. 

El hecho es que la paz se inscribe como  tema recurrente desde el amanecer de los tiempos; por tanto, cada 21 de septiembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Paz. 

La música con su universo multicolor la convierte en himno ferviente. Se reconoce el famoso tema Que canten los niños de José Luis Perales, Imagen  y Givepeace chance de John Lennon y aquellas 46 voces que en la década del 80 del pasado siglo veinte, glorificaron el tema We are theworld, traducido en español, Somos el mundo 

Desde la poesía también se siente el reclamo constante que en ocasiones late en oídos sordos. Cierto escritor anónimo dijo:

Para que haya paz en el mundo/ debe haber paz en las naciones/ Para que haya paz en las naciones/ debe haber paz en las ciudades/ Para que haya paz en las ciudades/ debe haber paz entre los vecinos/ Para que haya paz entre los vecinos/ debe haber paz en las casas/ Para que haya paz en las casas/ debe haber paz en los corazones. 

Rafael Alberti, poeta español de la Generación del 27 aludió al tema en los siguientes versos

¡Paz, paz, paz! / Paz luminosa/ Una vida de armonía sobre una tierra dichosa/ Paz sin fin, paz verdadera/ Paz que al alba se levante y a la noche no se muera. 

Sin lugar a dudas, la lírica anuncia la necesidad  imperiosa de un mundo mejor, sin discriminación, ni miseria ni  guerras. Un universo donde prime el amor y la armonía. 

Desde nuestra  isla un canto de esperanza aviva los corazones. Cuba apoya durante años los acuerdos de paz en Colombia. Fue La Habana el sitio de encuentro entre el Kiril y el papa Francisco. La historia recoge además  los pronunciamientos de la mayor de las Antillas a favor de la paz mundial. 

Tal y como versa la letra de la canción Somos el mundo: El día llegó, no hay momento que perder, hay que buscar unir el mundo de una vez. Tantos necesitan un nuevo amanecer.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su comentario

cinco − uno =