La necedad de vivir sin tener precio

0
29

Foto: Cristian DomínguezFotos: Cristian Domínguez

 “La necedad de lo que hoy resulta necio

  La necedad de asumir al enemigo

  La necedad de vivir sin tener precio” 

Hay momentos que marcan la vida e inscriben una huella que es difícil de olvidar. Son esos acontecimientos que te estremecen y sabes que te acompañarán siempre. El paso de la caravana con las cenizas de Fidel es uno de ellos.

En medio de la tristeza, esa incredulidad que también asiste y ese pensar que no es cierto hacen que la memoria busque en el tiempo vivido y apropie al presente de imágenes plenas de vitalidad.

Y es que Fidel nunca será pretérito porque está en el latir de este tiempo y en ese futuro que se avecina y tanto requiere de unidad, consagración y humanismo, lecciones que nos deja como tarea de cada día.

El paso de la caravana fue amargo, un nudo en la garganta, un estremecimiento total y desde el corazón una reverencia eterna al Quijote que no descansó ni un solo instante en el empeño de hacer el bien y salvar a la humanidad.

Es difícil describir que emprendes un viaje eterno, pero alivia saber que tu regreso estará siempre en la medida que se multipliquen las mejores acciones plenas de justicia social y en la certeza de que no es una utopía el mundo mejor que nos enseñaste es posible lograr.

Me descubro entonces optimista porque abrigo en mi memoria no solo al estadista de talla mundial, al líder de una Revolución que revolucionó el pensamiento en América toda, sino también al hombre cuya necedad de vivir sin tener precio le permitió ser altruista y libre, exclusivo e irrepetible, perseverante y acucioso .

Decir que has muerto no va con mi percepción de cuánto significas para el pueblo que te vio surgir y acompañó en esa batalla cotidiana en la que tu mayor desafío fue la victoria plena, la soberanía y la defensa de la justicia.

El paso de la caravana fue amargo, ya lo dije, pero alivio ese pesar con la certeza de lo mucho que queda por hacer y como decía Sara en su canción “eso me hace pensar que no has muerto al final”, yo sé que vivirás porque hay que continuar esa obra que fraguaste y será esa la mejor manera de honrarte.

Foto: Cristian Domínguez

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre