La mano de mujer ensalza cualquier faena posible

0
8

Mujer Cuba.jpg - 10.70 KBLa mujer cubana se inscribe en el ejercicio de la cotidianidad. No hay tarea, por muy difícil que parezca que excluya al sexo femenino. A más de medio siglo de la Federación de Mujeres Cubanas, aún sobresale su lugar bien ganado en el mundo.

Desde la época de la manigua, en los campos de Cuba libre, la mujer fue protagonista de innumerables actividades. Acompañó al hombre, lo atendió y apoyó para consignar un período importante de la independencia de la isla. En ese entonces se verificó a una mujer decidida, valiente, dedicada y amorosa. También desde esa estación cosechó la admiración y respeto que hoy la distingue.

Con el de cursar del tiempo, la mujer cubana potenció su presencia. La clandestinidad y la sierra, significan el nombre de cubanas tan valerosas como sus compañeros. Desde el triunfo revolucionario de 1959 y con la presencia de Vilma Espín y Fidel Castro, la mujer cubana invadió todos los sectores de la economía y los sociales, ocupa importantes cargos en el orden político y hasta encaminan nuestra sociedad.

Al hablar de la mujer cubana, se sabe de sapiencia, sensibilidad, altruismo y hasta se les denomina el taller natural de la vida. No hay sonrisa superior a la del sexo femenino, porque ella vislumbra un futuro en el que la alegría y devoción van de la mano.

Hoy se destacan como  obreras, científicas, agricultoras, artistas, dirigentes, médicos, deportistas y maestras; todas orgullosas de gozar de una igualdad imponderable. Sin lugar a dudas, somos el bálsamo de la vida.

La mano de mujer ensalza cualquier faena posible, porque su rostro garantiza firmeza y seguridad.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre