La influenza aviar  desafío para los veterinarios en Cuba

0
22

Las aves acuáticas y costeras como cisnes, patos y gansos, así como gaviotas y golondrinas, constituyen un reservorio natural del virus influenza aviar Tipo A, el cual provoca la enfermedad nombrada Influenza aviar. Este virus afecta tanto a las aves acuáticas como a las aves de corral domésticas, silvestres, así como a otras especies animales.

El contagio sucede cuando las aves susceptibles se ponen en contacto con la saliva, las secreciones nasales, las heces y superficies contaminadas con virus de aves infectadas.

Virus de influenza aviar A de baja incidencia patógena (LPAI) y virus de influenza aviar A altamente patógena (HPAI), son las dos categorías por las cuales se clasifican los virus de influenza aviar A.

Es posible que la infección de aves de corral domésticas con virus LPAI no se detecte o provoque solo síntomas leves, como plumas erizadas y disminución en la producción de huevos. En cuanto a la infección de aves de corral domésticas con virus HPAI afecta a órganos internos y causa mortalidad entre el 90-100%, generalmente en las 48 horas.

Los brotes de influenza aviar en aves domésticas tienen una rápida propagación de la enfermedad y alta incidencia patógena causante de muertes de aves que conlleva  a un alto impacto económico y restricciones comerciales, además de la posibilidad de que los virus de la influenza aviar puedan infectar a  los humanos.

Las infecciones en los seres humanos con el virus de la influenza aviar pueden ocurrir cuando este ingresa a través de los ojos, la nariz o la boca de un individuo, o por medio de la inhalación. Los síntomas en las personas van  desde los típicos de la gripe como, tos, dolor muscular, fiebre y dolor de garganta, hasta infecciones oculares, neumonía viral, dificultades respiratorias agudas,  diarrea, vómitos, cambios neurológicos esporádicos y otras complicaciones severas que pueden ocasionar la muerte.

Los virus de la influenza aviar A pueden cambiar y adquirir la capacidad de diseminarse fácilmente entre las personas y aunque la propagación de este  virus se ha reportado con muy poca frecuencia entre los humanos, el monitoreo de las infecciones en los mismos es primordial para la salud pública.

Dado que La  Influenza aviar constituye una enfermedad exótica para Cuba, existen medidas de control para impedir la entrada del virus a nuestro país. Quehacer al cual nos acercaremos en próximos artículos.

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre