La Caravana de la Victoria, la historia y más…

0
9

Este 8 de enero, como es tradicional llegará a La Habana procedente del oriente cubano la Caravana de la Victoria y rememorará la entrada triunfal del ejército Rebelde en igual fecha pero de  1959.

Estos días de enero que vivimos tienen la luz de un tiempo diferente, que hace rutinarias las bondades añoradas por generaciones que nos precedieron.

 Hablo de esas rutinas cotidianas que implican el comienzo de las clases diariamente a las 8 de la mañana, de niños y niñas uniformados, cuya única responsabilidad es estudiar.

 Hablo de la madre que acude a consultas para las vacunas que corresponden a sus hijos en esa primera etapa de vida en la que el sistema de salud cubano garantiza que sean inmunes de enfermedades, que antes azotaron sin tregua a los infantes.

 Esas son nuestras rutinas, con las que nacimos también varias generaciones de cubanas y cubanos, que solo sabemos de la entrada triunfal del ejército rebelde, por lo que refiere la historia y los testimonios de quienes vivieron aquella epopeya.

 Y es que no siempre adoramos estas rutinas, porque por comunes las sabemos derechos, solo que esos derechos que hoy nos asisten costaron la voluntad de hombres y mujeres que renunciaron al disfrute de su tiempo por hacerse a la lucha, a un ideal que defendieron hasta el final.

 Este 8 de enero, llegará a la habana la caravana de la Victoria, es otra generación, son jóvenes que hacen caminos en el estudio, el trabajo, son soñadores, amantes de la poesía y la buena música, ocurrentes y desenfadados, dueños del presente y el futuro que se avecina.

 Y es que la historia no debe ser olvidada;  amarla va más allá de la disposición, amar la historia va en la responsabilidad de la familia y la escuela, va en el respeto al ayer y el compromiso con el día a día que fragua mejores mañanas.

 Para nosotros hoy, es la llegada de un grupo de jóvenes que reedita un suceso histórico, pero más que esa  aseveración, es el llamado a no dejar dormir en el recuerdo un hecho que alumbró la vida en esta isla y en la humanidad.

 Cuando  este 8 de enero llegue la Caravana de la Victoria, intente por un segundo imaginar cómo pudo ser su vida antes de esa fecha, solo eso, intente dibujarse en otro tiempo, luego medite y dígame si no fue necesaria la victoria.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre