José Martí: símbolo de América

0
30

De no haber sido el Héroe Nacional cubano, de todas maneras, José Martí hubiera sido un símbolo de América. Nunca hubo un hombre al que le sobraran tantos méritos y asumiera su vida con tanta sencillez: “Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz” 

Figura excelsa de las letras hispanas del siglo IXX, fue también la cabeza política más universal de su tiempo, el revolucionario más radical y el combatiente más incansable. 

José Martí, brillante periodista, ensayista de primera línea, poeta ilustre, diplomático al servicio de varios países, catedrático de lengua Inglesa, literatura francesa, italiana y alemana y de Historia de la Filosofía, políglota, crítico de arte y literatura, traductor y renovador de la lengua. 

Martí fue el intelectual que en un siglo dominado por lo europeo, confirió universalidad a las letras hispanoamericanas. Escribió para los niños y organizó un partido, un ejército y una guerra. Fue un jefe excepcional que puso bajo su mando a una pléyade de curtidos generales. 

El más precoz de todos los líderes cubanos, nació el 28 de enero de 1853, en La Habana. A los diez años escribía correctamente y a los trece ingresó en la segunda enseñanza. Adolescente dirigía publicaciones estudiantiles.

Con apenas 16 años se le condenó a seis de cárcel. Deportado a España, antes de cumplir 20 años, escribió dos extraordinarios ensayos: “El Presidio Político en Cuba” y “La República Española ante la Revolución Cubana”.

Como uno de los periodistas más prestigioso de su tiempo, trabajó durante largas temporadas para varios periódicos de Latinoamérica y los Estados Unidos. Con finísima sensibilidad, y envidiable dominio de la lengua, elaboraba los más románticos y atrevidos giros y lanzaba al viento las más encendidas arengas. 

Humanista de infinito amor por la vida y sus cosas bellas, no vaciló en predicar una guerra que concibió como necesaria, generosa y breve. Expresó en versos su apuesta por los pobres. Gabriela Mistral lo calificó como “el hombre más puro de la raza” y Rubén Darío lo llamo “maestro”…

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre