Importancia de la higiene escolar

Ahora que recién comenzó una nueva etapa docente, les propongo profundizar en lo que consideramos   higiene escolar y su importancia. Todos los niños permanecen en la escuela muchas horas al día, durante una etapa de su vida de especial trascendencia para su evolución física y psíquica.

El desarrollo en la escuela viene condicionado por un compromiso de la comunidad escolar que propicie los valores básicos para la vida y la convivencia: la libertad, la igualdad, la justicia y la solidaridad, la tolerancia y el respeto, la paz, la responsabilidad y la salud, entre otros principios necesarios para dar una respuesta educativa a los problemas de la sociedad, tales como la degradación ambiental, la agresividad y la violencia, o los estilos de vida poco saludables. En definitiva, una respuesta educativa a la realidad social que compartimos a nivel mundial.

 Además de evitar el contagio de enfermedades, la adquisición de buenos hábitos higiénicos ayuda a los niños en su proceso el establecimiento social entre sus pares y les brinda una sensación de seguridad e independencia. De pequeños, ellos creen que las normas de higiene son un capricho de los padres, pero con el tiempo, las aprecian.

Ya en el año 2000, un informe publicado por la Organización de Naciones Unidas para la Infancia UNICEF, reveló que una tercera parte de la población mundial tenía dificultades para el acceso a la satisfacción de la higiene básica. Según la entidad, los niños son los más vulnerables a esta situación, lo que impidió detener el avance de algunas enfermedades relacionadas con la falta de limpieza.

Lo más interesante de este informe radica no sólo en la relación inversa que existe entre pobreza e higiene. Lo realmente revelador es que la entidad comprende que la solución a los problemas higiénicos no está determinada exclusivamente por la inversión básica de saneamiento ambiental (agua potable, sistemas de acueducto y alcantarillado), sino por una educación integral.

La educación, según UNICEF, debe tener dos ejes centrales de desarrollo: el hogar y la escuela. El hecho de que estos núcleos puedan tener una misma orientación en esta materia es el primer paso para que los niños empiecen a crear hábitos de limpieza.

 

 

 

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar