Hugo Rivero Álamo

Nació en la barriada de Chávez, San José de las Lajas, el 2 de noviembre de 1941.

Hijo de Leandro Rivero y Filomena Álamo, era el mayor de nueve hermanos.

Su padre, un humilde y explotado trabajador de campo, paso necesidades e hizo innumerables sacrificios para mantener a su familia, por lo que Hugo desde niño participó del trabajo, se levantaba muy temprano y ayudaba a su papá.

Vivieron en Tierra Prieta y ya en la finca La Alianza, comenzó a ir al colegio; pero, como no podía abandonar el trabajo, un día iba él y el otro día el hermano. Así sólo llegó al tercer grado de la enseñanza primaria.

Como sucedía en muchos lugares, el dueño de la tierra se consideraba dueño de la voluntad y la opinión política de sus trabajadores y Leandro, con su sentido de independencia y ansioso por un cambio en la situación del país, se afilió al Partido Ortodoxo. El patrono determinó su salida de la finca cuando supo sobre las actividades revolucionarias del joven. A los dos meses le dijo que el terreno había sido vendido y que debía mudarse. Entonces la familia se trasladó para Ganuza

Los Ruíz la aceptan como jornalero y partidario pero cuando comienza a fabricar el bohío le plantean que allí no lo pueden hacer y a muchos ruegos le permiten construirlo en otro sitio pero con la condición de que esa tierra estaba en venta.

Toda esa miseria y explotación hicieron de Leandro un enemigo del régimen imperante y un propagandista de la Revolución. Repartía manifiesto, propaganda y en esta tarea es ayudado por su hijo Hugo.

Después del triunfo revolucionario, Hugo ingresó en las Milicias y dio un paso al frente ante la necesidad de Artilleros. Pasó escuelas en la base Granma y regresó de nuevo a la casa para ayudar a su padre.

Cuando se produjo el ataque a Playa Girón, enterado de la movilización, corrió a la casa apresurado para trasladarse inmediatamente a su Unidad.

Ya en Girón, Hugo puso en alto el nombre de la Patria y combatió con valor ejemplar.

Según contó Raudal Guerra, un compañero suyo, ellos tenían emplazadas las piezas de artillería en un punto del monte, cuando aparecieron de pronto los aviones, ametrallándolo todo a su paso. Una bala 50 le atravesó una sien al joven. Murió el 18 de abril de 1961.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar