Formando valores sobre preceptos martianos

José MArtí. foto cadena Agramonte

Referirnos a valores en Cuba conlleva a profundizar en la vida del más universal de los cubanos. Este apasionado luchador encierra en su personalidad los más disímiles sentimientos, esos que perduran para siempre en el corazón de los pueblos.

Hay enseñanzas del maestro para diferentes ocasiones y distintos grupos etarios.En este sentido hagamos alusión entonces a “La Edad de Oro”, obra literaria devenida instrumento capaz de orientarnos en lo que debemos ser, pese a cualquier contexto o sociedad.

Toda su obra de forma general tanto en prosa como en versos ofrece una salida perfecta a los momentos más difíciles llevándonos de este modo a la reflexión profunda, crítica y constructiva.

Seguir cada uno de sus cánones, cumplirlos y transmitirlos a las nuevas generaciones es una manera muy especial de rendirle honores al más universal de los cubanos en el año del 166 aniversario de su natalicio.

La familia está en el deber de educar a sus descendientes desde edades tempranas en lo moral, lo espiritual, en aquello que en apariencia intangible. Incluyamos entonces en este procedimiento el saber sensible altruista y sublime del ser humano.

Las niñas y niños tienen que conocer porqué el amor a la Patria y para ello pueden auxiliarse de la pieza teatral Abdala que escribiera Martí; los adultos a su vez, comprender el significado delos Pinos Nuevos, Con todos y para el bien de todos, sentir como hierve la sangre cuando se ve la nación oprimida y también cuando la bandera no puede danzar oronda desde lo alto.

Las escuelas deben incentivar el estudio del pensamiento del apóstol, el cual es tan particular, al punto de engranar dentro del presente. Cada pionero,estudiante, universitario necesita acudir a él para entender qué sucede en el mundo, y así aportar al bien de los demás porque el corazón de los valerosos así lo requiere.

El legado literario martiano, su vida y obra constituyen un monumento a la dignidad, paradigma de sabiduría y grandeza para todas las mujeres y hombres de bien.Acercándonos a José Martí multiplicamos el humanismo por las arterias del mundo.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar