Fidel y su impronta en un centro científico

Los trabajadores del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, CENSA, en San José de Las Lajas, cuentan historias y anécdotas de un hombre que visualizó a la Ciencia como salvadora de la humanidad.

Así lo corrobora el investigador José Antonio Buergo Rodríguez, quien rememora la presencia del líder de la Revolución Cubana en la institución.

“Era la tarde del primero de septiembre de 1980. Fidel Castro acababa de pronunciar un trascendental discurso, luego de asistir al acto de inauguración del nuevo centro científico en la antigua provincia de La Habana, hoy Mayabeque”.

Terminado el acto, Fidel le pide a Rosa Elena Simeón Negrín, directora fundacional del centro cuyo nombre original fue Centro de Salud Animal, que lo acompañe al recorrido por las instalaciones. Fidel había realizado sus primeras declaraciones públicas sobre la obra que se venía gestando en 1979 un año antes, el 12 de febrero en una plenaria de ganadería. La obra todavía era un sueño en vías de realizarse. El proceso constructivo del CENSA se había iniciado en 1971.”

Para Buergo Rodríguez, los detalles de aquel acontecimiento permanecen ahí, alojados en la memoria como valioso tesoro que testifica la pasión del líder por las ciencias.

“Ya entrada la noche del 1 de septiembre del año 1980 después de la apertura del CENSA, Fidel le comenta a Rosa Elena:… “dile al compañero de la patilla que cuide el espíritu proletario de sus trabajadores”. Se refería al doctor Carlos Gutiérrez, investigador y primer secretario del PCC en el centro y al cual acababa de conocer. Aquella tarde durante el recorrido por los locales, dialogó con especialistas y trabajadores, y en especial con Carlos, quien se desempañaba además como investigador en el área de morfogenética, valioso profesional que luego sería el director del CENIC por más de 25 años”.

Desde ese momento el colectivo del CENSA consideró como instigador principal de su desempeño en bien del pueblo, al hombre que ha hecho historia por su gran humanismo: Fidel Castro Ruz.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar