Fidel y Santiago de Cuba

0
19

Ya Fidel avanza dejando una multitud ardiente para seguir su recorrido hacia la tierra del Moncada.

Desde su entrada al balcón del oriente parecían muchas las horas para esta travesía, pero la realidad mostró que el tiempo resulta siempre corto cuando se trata de Fidel.

Las Tunas se desbordó a su paso y fueron miles los que le acompañaron en la impaciente espera por ver la comitiva singular.

Las tunas dio una vez más la bienvenida al Comandante desde todos los rincones de su tierra, y ante esa brevedad implacable del tiempo indetenible, la gente abarrotó la calle al paso del líder inmortal, como para sumar al día unos minutos imposibles para seguir con él su triunfal recorrido.

Bayamo dio otra vez a la nación un baño de cubanía incomparable por esas calles que transpiran historia y heroísmo, porque no hay en aquella tierra un nativo alejado de los hechos que avalan el épico surgir de esta nación indómita.

Por eso allí la gente se enardece hasta las más íntimas fibras de los corazones, porque en Bayamo cada persona es patria viva que anda por las calles llevando las raíces y el orgullo, de haber iniciado esta revolución que seguiremos defendiendo.

Por eso Bayamo hizo estremecer los cimientos de ese baluarte indestructible, cuando al paso de la caravana fue entonado el himno nacional en una interpretación popular sin precedentes, a viva voz, con pecho erguido, con emoción gallarda, con lágrimas salidas de lo recóndito del alma, lágrimas que muestran cuánto duele, pero a la vez revelan la fuerza suficiente y la férrea entereza para seguir triunfantes. 

Pronto llegará Fidel al Santiago legendario, donde las muestras de respeto serán impresionantes, porque coinciden otra vez dos grandes de la historia. Santiago fue siempre el incondicional  protagonista, el altruista resuelto a todas horas, el puntual combatiente en cada cita.

Hoy se darán las manos de nuevo estos dos grandes: Santiago y Fidel. Hoy el día demanda mucha fuerza para esta coincidencia, cuando Fidel palpite junto a los corazones santiagueros en un FIDEL multiplicado, firme e invencible.

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre