Fidel revive en su sentencia

0
19

Casi un siglo ha transcurrido desde que el 13 de agosto de 1926, naciera en Oriente Fidel Castro Ruz. Sin embargo cada año una avalancha de reflexiones, ideas, fotos y anécdotas relacionadas con el líder de la Revolución Cubana salen a la luz y mantienen el interés sobre su figura.

Y es porque la aparición de Fidel en las páginas de la historia pronostica,desde su niñez, que algo singular sucedería con aquel niño de Birán, de ascendencia española, obligado por las circunstancias a enfrentar la adversidad tempranamente.

Como hoy se sabe, contrario a lo que pudiera creerse por la posición social, su recorrido por la vida no fue un campo de rosas, pues su temprana rebeldía, lo convirtió en el  propio defensor de sus derechos, aún cuando la injusticia fuera cometida en su propio hogar.

Así se le vio durante toda su juventud y la etapa de estudiante al tanto de los principales acontecimientos de una sociedad que demandaba la reacción de los revolucionarios.

Por eso no es casual que se le viera otra vez asumiendo su defensa, en un escenario más difícil, evidenciando que proviene de esas dos grandes madres de las que nacen los hombres al decir de Martí:“de la naturaleza y de las circunstancias”, porque a Fidel la vida le ofreció ambos recursos.

Por su naturaleza la capacidad intelectual, desarrollada junto a su carácter singular, y por las circunstanciaslos incontables escenarios de su incansable batallar hasta el último aliento.

Una frase en el juicio, coronó el último día de combate frente a sus adversarios, tras su fallido plan en el Moncada. Con ella demostró que aún en aquella situación, en la que solo por casualidad era posible escapar de la muerte, no hubo fuerza capaz de amedrentarle a él ni a sus compañeros.

La historia me absolverá” fue su propia sentencia y el presidio modelo le retuvo hasta que el pueblo dio la primera muestra de certeza de su histórica frase.

Después vinieron México, el Granma, la Sierra, el Primero de Enero, Girón, la Crisis de Octubre y tantas circunstancias, donde su naturaleza lo muestra ya como guía de revolucionarios y de pueblo.

Seguido por muchos en el mundo y a la vez odiado por los opresores de esos muchos, dejó a la historia una enseñanza y a sus seguidores un legado ejemplar. A sus adversarios les dejóla angustia de vencerlo y de borrar su imagen y sus enseñanzas:una ambición inalcanzable.

El mundo hoy reconoce el valor de sus ideas y el significado implícito en la reconocida frase dicha en el Santiago legendario, porque mientras quede injusticia en este mundo la historia absolverá con razones suficientes al Comandante en Jefe Fidel Castro.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre