Fidel: merecedor de la gloria

0
41

Dijo Fidel que cumpliría 90 años pero que como todos los hombres un día también habría de morir, bien sabía el líder cubano que la presencia de un hombre en la tierra es efímera.

Fidel llegó al momento inevitable invicto, amado por los amigos de la Revocación Cubana y respetado por los adversarios que reconocían la grandeza de quien no claudicó ni ante las más fuertes amenazas. Fidel no se puso de rodillas frente a la potencia más poderosa de mundo: Los Estados Unidos y dignificó al pueblo cubanos.

Gracias a él Cuba alcanza el lugar cimero que hoy tiene en el mundo con un sistema de salud pública de altísimo nivel que exhibe una tasa de mortalidad infantil de 5 por cada mil nacidos vivo, con resultados relevantes en el deporte, la educación y con una loable labor científico técnica, una taza de desempleo de 3,2 y una esperanza de vida de 79 años, avances que hablan por sí solo de la grandeza de la obra que construyó el líder histórico de la Revolución Cubana.

El pueblo cubano está de luto, ha muerto el hombre imprescindible, el hermano, el padre, el amigo, el compañero.

Fidel un 25 de noviembre hace 60 años salió en el yate Granma desde Tuxpan México hacia la inmortalidad, su desaparición física en igual fecha es solo la confirmación de su viaje porque la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre