Felicidad en controversia

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.  

      Benjamín Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.

Hay hechos en la vida que marcan una etapa o dejan una huella favorable hasta el fin de nuestros días. Así es la vida, una suerte de aciertos y desaciertos en posde alcanzar eso que llaman felicidad. 

Muy niña todavía leí en algún libro que la felicidad no es más que levantarse cada mañana con deseos de trabajar y en las tardes tener deseos de regresar a casa. 

Justo quedó grabado en mi memoria aquel concepto enesa etapa de la vida en que los problemas cotidianos por lo general, en Cuba, se reducen al limitado tiempo para jugar y hacer travesuras porque hay que estudiar, comer y dormir, todas ellas actividades que en la infancia impiden retozar hasta la saciedad, como único dificultada esa edad, a la que José Martí sabiamente llamara, La edad de oro.

Con al paso de los años conocí otras conceptos de felicidad a los que circunstancialmente hice míos en la adolescencia  y  en la juventud; creí en la existencia de momentos felices y hasta en el hecho de que la suerte es loca y a cualquiera le toca, como garantía de bienestar y edifiqué planes para alcanzarla.

Hoy sé que esta es un estado de ánimo, asequible si aprendemos a disfrutar las pequeñas y grandes cosas que nos rodean, si no nos dejamos derrotar por las adversidades, siempre eventuales y pasajeras, si gente amorosa nos acompaña y concentramos toda nuestra energía en lograrlo.

La felicidad, no cabe dudas,existe, está ahí, en la mirada que damos a nuestros hijos, en el deseo de serlo y de hacer, en el disfrute del hoy y el ahora, sin importar polémicos conceptos.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar