Experiencia y amor, a favor de la agricultura y la ganadería

0
12
Carlos Rafael García García y Esther Marrero Herrera, matrimonio entregado a la producción de la finca San Ramón, en San José de las Lajas
Carlos Rafael García García y
Esther Marrero Herrera 

ineibysmg@cmbw.icrt.cu 

El trabajo duro, la experiencia y el amor aseguran los resultados agrícolas y ganaderos de la Finca San Ramón, en la capital de Mayabeque.

En esta parcela labora el matrimonio de 35 años, del  agricultor lajero Carlos Rafael García García y Esther Marrero Herrera, quienes durante toda su vida han labrado la tierra y cumplido el plan de producción de leche.

“Contamos actualmente con 28 vacas, de ellas 10 en ordeño y 3 que paren para el presente año”, afirmó el campesino de 62 años.

El plan de leche en primavera de esta parcela es de 500 litros mensuales, con una entrega diaria alrededor de 14 a 15 litros. En el tiempo de seca, alimentan al ganado con productos sustitutos como: el quingrá, la maloja del maíz y el millo.

Los esfuerzos de Esther y Carlos por mantener en alto el calificativo de Finca productora de leche no solo lo hacen enfrentarse a la actitud del animal, la fuerte labor de ordeño tradicional o al calor y sol de los campos cubanos, sino a la vulnerabilidad de las noches y al hurto y sacrifico del ganado.

Ante este panorama toman medidas de seguridad a través de una alarma rudimentaria o improvisada y un campanazo manual, que alerta a los demás agricultores de la zona.

La longeva pareja comienzan a aunar voluntades desde las 5:00 de la madrugada, pues además del ganado, sobresale en la cosecha de frijoles, malanga, plátano, calabaza, maíz y café, aun sin sistemas de riego y utilizando como único abono, el estiércol de vaca.

“Yo lo ayudo a él en todo, ordeño, le recojo los terneros y las vacas, me monto en el caballo y nos vamos para el campo. Mi esposo maneja el arado y yo vuelco los frijoles y todo lo que sembramos juntos. A mí me encanta el trabajo en el campo; yo sin Carlos no soy nadie y él sin mí tampoco” declaró Esther. 

Las preocupaciones, los desvelos y el cansancio no son hoy impedimentos para estos optimistas trabajadores, quienes con manos duras, experiencia y amor, garantizan los éxitos de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) René Oreste Reiné García y prestigian al campesino de todos los tiempos.

La poética de Obdurlio García García, hermano del agricultor, también hace su parte en el quehacer de la finca San Ramón:

 

El campesino de ahora,

no es el campesino aquel,

que sufrió el maltrato cruel,

de la mano explotadora.

 

Hoy es fuerza productora,

y tiene la convicción,

que Fidel por su visión le firmó la Ley primera,

para que más nunca fuera el dolor del callejón.

 

Ya sus manos en acción,

con una conciencia pura,

siembran en la agricultura,

y siembran Revolución.

 

Y con sus pechos que son

búcaros de patriotismo

gritan al imperialismo

¡Liberen a los cinco hermanos!

que maniataron las manos sangrientas del terrorismo.

Carlos Rafael García García
Carlos Rafael García García

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre