Estudiantes de la capital de Mayabeque dicen No al fraude

0
36

“Más vale caer con honor que ganar con fraude”

Sófocles. 

El curso escolar 2016-2017 está llegando a su fin y considero que es el momento de hablar sobre un tema de gran interés, especialmente para los estudiantes, pero que no exonera a padres y profesores.El tema en cuestión es el fraude en los exámenes. 

Del latín fraus, es el fraude una acción que resulta contraria a la verdad y a la rectitud. 

El fraude se comete en perjuicio hacia otra persona, organización, institución y también es evidente, que aun desconociéndolo, en detrimento de  quien lo realiza. 

El fraude es un problema generalizado que está costando caro a la sociedad y a los individuos implicados. El dilema con el fraude es que beneficia con trampas a unos pocos, pero como resultado perjudica al resto de la población. 

Para nadie es secreto que, aunque muchos se pronuncien y rechacen estos comportamientos no éticos, aún estos forman parte de la vida escolar en algunos educandos de la capital de Mayabeque; sin embargo, la mayoría de los estudiantes lajeros se pronuncia contra este flagelo. 

Ciertamente  el fraude tiene un precio muy alto en el estudiante y en la sociedad. Por ello hay que insistir desde el hogar en los efectos dañinos de esta actitud y son, justamente, los padres una influencia importante para los hijos, desde que emprenden la edad escolar. 

También los educadores juegan un rol fundamental pues en cada minuto frente al alumno deben inculcar la negatividad del hecho, si tenemos en cuenta que el que comete fraude solo se engaña a sí mismo. 

Y aunque el indisciplinado no reciba ninguna amonestación por no ser descubierto en el acto, al final, el resultado será un profesional poco idóneo que daña a los demás. 

La honestidad y el esfuerzo personal son virtudes de los mártires de la Patria. Fueron baluartes de la sinceridad y el respeto a los demás, nuestro líder histórico Fidel Castro, Vilma Espín, Celia Sánchez, Ernesto Guevara, Julio Antonio Mella, José Antonio Echevarría y muchos otros, que por su ejemplaridad constituyen paradigmas a imitar en la sociedad de hoy. 

La etapa final del curso es propicia para insistir en el tema, pero desde las primeras jornadas del período lectivo y en todas las clases, hay que combatir al fraude porque definitivamente es un enemigo acérrimo de todos.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre