En el Día de la Mujer, homenaje a Esther Borja(+Audio)

0
22

Foto: cortesía de Nelson Camacho

michael@cmbw.icrt.cu 

Hoy es un día en que la mujer resalta una vez más en esa mezcla de pasión, entrega, maternidad y amor. Hoy todo el mundo dedica sus miradas a esos seres que día a día ofrecen su ternura e inundan con delicadeza y ejemplo nuestras vidas.

En este ocho de marzo, acudo al recuerdo y evoco a una cubana que nos regaló un siglo de perseverancia y dedicación al arte, una mujer que encontró en la canción a su eterna aliada, parte inseparable de su existencia.

Y es que Esther María de la Caridad Borja Lima vino al mundo en la tarde del 5 de diciembre de 1913, para beber de la savia de relevantes compositores que obsequiaron a nuestra música elegancia, ritmo y sentimiento.

Catalogada por la poetisa Fina García Marruz como “la dueña de la tarde”, poseedora de una prodigiosa voz que paseó con elegancia la canción cubana por América y Europa, artista que saboreó todas las creaciones musicales del maestro Ernesto Lecuona, su nombre se vuelve imperecedero para nuestra cultura.

Aunque tuvo que estudiar magisterio para complacer a su madre, el camino de la música se tendió ante sus pies, cuando matriculó piano en el Centro Gallego. Fue este el inicio de una carrera que la llevaría a debutar en la radio, específicamente en Radio Lavín, para allí acercarse a la destacada compositora Ernestina Lecuona, hermana de Ernesto, quien se convierte en un músico y compositor imprescindible en su vida.

De manos de este hombre recibe, como regalo, las primeras seis canciones con versos de nuestro apóstol y que estrena, acompañada por él al piano, en el Lyceum Lawn Tennis, el 26 de febrero de 1935.

A esto le sucede un acontecimiento que la da a conocer como la “Damisela Encantadora” al interpretar este vals en la opereta Lola Cruz. Así es bautizada esta mujer cuya obra se relaciona con compositores de la talla de Gonzalo Roig, Ernestina Lecuona, Rodrigo Prats, Sánchez de Fuentes y Jorge Anckerman, por solo mencionar algunos.

Exponente cimera del canto lírico cubano, celebrada por su clara dicción y amplia versatilidad, “soprano corta, por su agudo, pero muy grave, porque tenía un grave de mezzo”, como se autocalificó en el documental Rapsodia de Cuba, de Pavel Giroud, Esther deja una huella profunda en el arte musical cubano, difícil de borrar.

Sus exitosas presentaciones en España, Panamá, Perú, Chile, Argentina, Brasil y México, llegan a los Estados Unidos donde es contratada por el maestro austriaco-americano Sigmund Romberg, con quien logra memorables momentos en el Carnegie Hall y Radio City de New York.

La fonografía la acoge en inolvidables entregas donde Rapsodia de Cuba y Esther Borja canta a dos, tres y cuatro voces canciones cubanas, marcan hitos en la historia discográfica de nuestro país, mérito que también le corresponde a su amigo y guía en estos empeños: Luis Mariano Carbonell Pullés.

Álbum de Cuba se convierte en ese espacio donde Esther vierte el interés por mostrar al pueblo a destacadas y también a nobeles exponentes de las diversas manifestaciones artísticas de la isla, a través de la televisión nacional. Personalidades como Mirta Aguirre, Sindo Garay, María Cervantes, Nelson Camacho, Rita Longa, José Antonio Portuondo, Lucy Provedo y el Trío Matamoros, figuran entre los invitados de Esther Borja. Durante Más de veinte años, el pueblo cubano disfruta de lo más selecto del arte cubano, gracias a su empeño y dedicación.

1984 marca el retiro de Ester Borja del mundo de la interpretación, sin embargo, su presencia se mantiene firme como jurado en festivales nacionales de radio, como conferencista sobre la canción cubana en nuestro país y a nivel internacional. Su voz y presencia escénica queda en el recuerdo de muchos; el arte lírico y la cancionística nacional la abrazan en su tránsito inmortal por los caminos del arte.

Cien años son testigos de la vida y obra de una mujer que supo desafiar al tiempo y al olvido. Cien años acompañan a esta cubana aliada del amor y de un perenne agradecimiento a la tierra que la vio nacer. Cien años la cobijan entre despertares de ternuras y melodías. Hoy traemos al presente a nuestra Damisela Encantadora, esa dama que enamoró al sol para que la ilumine por siempre.

 

Testimonios de personalidades de la Cultura Cubana sobre Esther Borja

 

Pianista Nelson Camacho

Soprano Lucy Provedo

Luis Carbonell, Acuarelista de la Poesía Antillana

 

 

Damisela Encantadora interpretada por Esther Borja

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre