En el corazón de cada poeta

0
22

El repentismo tiene un hogar indispensable en la oralidad del pueblo, en el suceso vivo de la creación expresada en la palabra, pero con la suerte de ser cantada.

Como forma esencialmente popular, jamás abandona a lo más humilde y noble del género humano de un lado y del otro del mar. Está con los suyos en las horas buenas y malas. Así nacen versos, generalmente octosilábicos, en tonadas alegres y tristes, pero siempre necesarios.

Y de esa manera el repentismo se hizo costumbre por los siglos en el alma de centenares de millones de seres. El arte de hacerlo le corresponde al genio de los iluminados. El trovo andaluz, por ejemplo, se dice en quintillas. Las églogas de Garcilaso se hicieron famosas en octavas endecasilábicas. Le correspondió a la décima construir un templo en el corazón hispanoamericano.

¡Hermoso viaje desde Las Alpujarras de la península, que concibe semejante estación en el alma plural de una familia grande!

El guateque reunió en lo más recóndito de nuestros campos a la auténtica generosidad humana. Para facturarlo concurrieron las guitarras y las ganas de cantar. La fiesta innombrable del poeta cristalizó en las coplas, que son esas formidables controversias en décimas, que según el talento de los creadores, devienen actos supremos de repentismo. La décima pasó a la escritura, se convirtió en ejercicio intelectual de bardos e investigadores, se difuminó en libros y en ensayos, pero aún conserva utilidad en sus modos originales.

El repentismo es una de las tradiciones importantes de Mayabeque. Desde el pasado siglo veinte significativas figuras sobresalieron en el escenario para validar a la décima y junto a ella al arte de improvisar,  como la viajera peninsular que se aplatanó también en los campos de la provincia.

La tradición sigue y así se valida en los talleres de Repentismo infantil de los once municipios, en las Peñas Campesinas, en la Casa de la Décima de Mayabeque.

El éxito se reconoce en cada concurso, en el Evento Punto y más. En el corazón de cada poeta.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre