Elecciones generales Por Cuba

El sistema electoral cubano aparece consignado en la Constitución de la República de Cuba.  En algunos de sus capítulos se precisa la naturaleza de los órganos locales y superiores del Poder Popular, y la esencia participativa en el proceso eleccionario.

Desde el punto de vista metodológico y práctico es importante que cada ciudadano sepa de su contenido y puesta en práctica, de lo que significan el sufragio activo y el sufragio pasivo, de las diferentes y muy puntuales fases.

Un papel protagónico desempeña el delegado o delegada en sus relaciones con las masas.  Es menester que su gestión vaya más allá de la formalidad, que no sea una elección para salir del paso.  Sus rendiciones de cuenta ante sus electores pudieran imprimirle un carácter dinámico y auténtico a su labor.

El delegado también tiene ante sí otro universo de relaciones con el Consejo de la Administración Municipal.  En este caso es primordial saber cuál es su función en el Consejo Popular.

En el proceso electoral cubano tiene un papel creciente la mujer.  Es algo que se corresponde proporcionalmente con el lugar ganado a lo largo de tantos años de Revolución.  Además, es un factor que aporta puntos de vista siempre cruciales y que conecta a la democracia cubana con visiones científicas sobre las marcas de género.

El próximo 26 de noviembre serán las elecciones en nuestro país. Un momento de participación colectiva y democrática. Un acto unánime que se hace Por Cuba.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su comentario

cinco × tres =