El yate Granma, por el sendero de la victoria

0
14

El Desembarco del yate Granma con los 82 expedicionarios se inscribe como uno de los sucesos significativos de la historia de Cuba.

En esa epopeya que se gestó en México e inició desde el 25 de noviembre hasta llegar a los Cayuelos de Niquero y no a las Coloradas, el dos de diciembre, se reconoce como figura determinante a Fidel. Los revolucionarios del Granma se hicieron a la mar para desafiarle desatinos y conquistar una libertad perdida.

Desde la tierra de Benito Juárez, Fidel organizó el recorrido, preparó a los participantes y marcó los objetivos de la proeza.

El dos de diciembre de mil 956 certificaba una inmensidad de razones. La Historia me Absolverá, por ejemplo, era una auténtica selva de argumentos; pero el desembarco venía con razones bien dispuestas, llegar, entrar y triunfar.

Uno de los testimoniantes imprescindibles siempre fue el propio Fidel, quien desde muy joven aprendió a afrontar gigantes para hacer realidad el sueño de una patria libre e independiente.

El capítulo de glorias cuenta entonces la aventura de 82 hombres en un barquito que tantas veces hace agua, convencidos de vencer en batallas a decenas de miles de soldados.

Como siempre, en la idea y en el acto, la inspiración también estaba en Martí. (No se olvida que aquella noche de la luna roja del once de abril de mil 895, el bote del Maestro y de la Mano de Valientes estuvo más de una vez en peligro de ir a pique.) Entonces como el dos de diciembre de mil 956 era pertinente pensar una primavera y hacer de nuevo la Guerra Necesaria.

A 60 años del Desembarco del yate Granma, los cubanos lo recuerdan como un episodio que imprime la figura del líder histórico para refrendar las mismas luces del futuro.

 

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre