¿El SIDA afecta a mi mascota?

Por mucho tiempo se ha pensado que El Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida (SIDA), afecta solamente a los humanos y a los monos. Pero esta enfermedad tan temida y un tanto peligrosa, también afecta a los gatos, mascotas preferidas por algunos y que todo dueño debe estar al tanto de la transmisión y evolución de esta dolencia en general.

En el caso de estos felinos la enfermedad se nombra: SIDA o Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF), dolencia que afecta a los gatos domésticos. Según investigaciones existe un 11% de felinos en el mundo infectados con VIF. Es muy fácil el contagio entre ellos y todavía no existe una vacuna contra esta terrible enfermedad, pero es tranquilizante saber que no se transmite a los humanos.

El causante de este padecimiento en nuestros gaticos es un Lentivirussimilaral que provoca el SIDA que padecen los humanos pues tiene afinidad con los linfocitos T y destruye principalmente las defensas del animal. No siempre termina en la muerte de la mascota pero esta se convertirá en portadora de la enfermedad.

Los gatos comienzan a perder mucho peso sin motivo alguno, al tiempo aparece la fiebre, diarrea y alteraciones en la respiración. En fases avanzadas la diarrea se vuelve crónica, presentan anorexia extrema y alteraciones en su comportamiento. En algunos casos se manifiesta inflamación de la lengua y de las encías. Al igual que en los humanos, en esta etapa de la enfermedad, las defensas del gato están muy deterioradas, por lo que es más propenso a contagiarse de algún otro padecimiento. Es importante precisar que los portadores pueden ser asintomáticos por muchos años. Pero es necesario estar alerta a la aparición de síntomas en cualquier momento de su vida.

El SIDA felino o VIF se transmite a través de la saliva y de la sangre, especialmente por mordeduras y en menor incidencia por arañazos. Se han presentado casos de contagio a través de la placenta de gatas embarazadas y de la leche materna. Según estudios la enfermedad aparece en felinos de entre 5 y 10 años, en razas mestizas. La fortaleza del sistema inmunológico es un factor determinante para la eliminación del virus del organismo, pues se plantea que no todos los animales que entran en contacto con la enfermedad la desarrollan. Del 100% solo un 30% la manifiesta.

Para diagnosticar esta enfermedad se utiliza la técnica ELISA a partir de una muestra de sangre. Es importante realizar esta prueba a todos los gatos para conocer el estado de nuestras mascotas y tomar las medidas oportunas, pues es un acto muy irresponsable dejar que se junten animalitos y provocar el contagio con esta implacable enfermedad.

El SIDA felino no tienen cura, solo queda mejorar su calidad de vida mientras esté a tu lado y comenzar a tener actos de responsabilidad, como evitar el contagio, asegurándote que tu gato nunca tenga contacto con gatos infectados. No dejar que salgan a la calle para evitar peleas, principalmente los machos deben castrarse para que la lucha por marcar territorio ante una gata en celo no sea motivo de riñas y por ende transmisión de la enfermedad. No existe aún una vacuna preventiva contra el SIDA o VIF, pero sí debes completar el esquema de vacunación contra las enfermedades oportunistas que pueden atacar a tu gato mientras su salud está débil.

OJO, esta enfermedad no debe limitarte para brindarle tu amor, por el contrario te debe alentar a protegerlo aún más. Recuerda no es transmisible a los seres humanos.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su comentario

7 + uno =