El mayor reto de Yamili: la excelencia en su labor

Mucho amor y ternura desbordan los trabajadores de las farmacias de San José de las Lajas en el trato con personas que lo requieren a diario, porque van en busca de consejos y aliento vital.

Para Yamili Llabré del Río ha sido una gran experiencia trabajar desde hace más de 15 años en la Farmacia del Reparto ubicada en el consejo popular norte de la capital de Mayabeque.

Porque su trabajo se lo exige a diario se prepara constantemente como una verdadera especialista de salud que debe aconsejar a los clientes que la visitan qué solución es la mejor para sus dolencias.

Sugerir medicamentos para sustituirlos por otros no existentes o convencer para hacer ejercicios físicos como tratamiento ante la obesidad y el sedentarismo, son también gajes de su oficio como farmacéutica.

Y es que en ellos el pueblo deposita una inmensa confianza porque les reconocen como activistas de salud capacitados y con amplias habilidades para elaborar fármacos, dispensar, recomendar, diagnosticar y otras funciones realmente muy útiles en la comunidad.

A Yamili, como al resto del colectivo de las farmacias en esta ciudad cabecera, la vemos a diario en largas jornadas de trabajo detrás del mostrador, revisando las recetas, organizando el dispensario, explicando el beneficio de la medicina verde para la vida.

La labor del farmacéutico cubano es reconocida por todos. Es una actividad social que requiere de mucho esfuerzo y pasión. Dotados de una gran disciplina los trabajadores de las farmacias pasan largas horas de pie, tratando con un público heterogéneo que no siempre agradece el empeño.

Pero ahí se les ve con sus batas blancas y con la dignidad y el orgullo de saberse necesarios porque sanan y consuelan con ternura y una siempre esperada sonrisa. Esa que para Yamili es el mejor recibimiento que pueda darle a sus pacientes.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su comentario

tres × 4 =