El encuentro de mi hija con Fidel

Fidel cumple 90 años. Esa es la noticia que ocupa los medios informativos y al país, escenario de diversas actividades que protagonizan con júbilo organismos, instituciones, centros escolares y organizaciones de masas para saludar la efeméride.

Exposiciones, conciertos y coloquios que enaltecen la obra del líder de la Revolución Cubana tienen lugar estos días en todas las provincias del país.

Escudriñando en mi pequeño archivo y tras la pretensión de también rendir homenaje a Fidel,   no hubiera podido perdonarme que pasara por alto un hecho que como madre me llena de orgullo, el encuentro de mi hija con Fidel.

Al concluir su tarea internacionalista en Bolivia como Logopeda en la Misión Moto Méndez en el año 2010, familiares, amigos y su pequeño hijo esperábamos con ansias su llegada.

Horas de espera nos deparaba su salida del aeropuerto cubano sin saber qué sucedía. Alrededor de las tres de la madrugada divisamos su rostro sonriente lleno de alegría por el ansiado abrazo familiar, pero su regocijo expresaba algo más y con emoción dijo-¡Mami Fidel nos recibió y estuvo hasta ahora con nosotros!

Todos los que alcanzaron a escucharla no pudieron reprimir su curiosidad al mostrar lo que llevaba en la mano, el recién publicado libro de su autoría “Por todos los caminos de la sierra La Victoria Estratégica” pero había mucho más. Su dedicatoria especial de puño y letra: Para Yamilé Álvarez Torres, fraternalmente Fidel Castro Ruz. Agosto 17 de 2010.

Yamilé que así se llama mi hija, nos contó sobre el intercambio que sostuvieron con él , su preocupación por saber cómo se sintieron en la misión, explicó que su presencia allí se debía a la importancia que le confería a esta tarea, pero sobre todo por conocer los resultados.

Los internacionalistas aprovecharon la oportunidad para extender una calurosa felicitación por su cumpleaños 84 cumplidos hacía solo cuatro días y ampliaron la charla sobre otros temas de interés para ambas partes.

Hoy al evocar ese momento y al faltar solo un día para su cumpleaños 90,juntas vemos una vez más ese libro, lo hojeamos de nuevo, lo enseñamos a nuestros amigos como un objeto preciado que prestigia nuestro tesoro familiar y juntas también decimos -¡Felicidades Fidel!

 

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar