El empeño de la juventud tiene sentimientos dorados

0
15

Mayara Torres Carral es una joven universitaria de San José de las lajas que mereció Título de Oro al graduarse de Estudios Socioculturales en la Universidad Agraria “Fructuoso Rodríguez Pérez” de San José de las Lajas. 

La Facultad de esa Carrera en el territorio culminó el curso 2015-2016 con excelentes resultados, pues la mayoría de sus alumnos desarrollaron un período docente con altas calificaciones. 

En el caso de Mayara la tesis de grado estuvo dedicada a la identidad de Mayabeque desde los medios audiovisuales con un relevante impacto en la comunidad. 

Para profundizar en su investigación recibió la valiosa colaboración del colectivo laboral de TeleMayabeque, entre ellos, del destacado realizador Ulises Hernández quien proporcionó sus documentales acerca de las tradiciones en la joven provincia. 

De gran utilidad resultaron las obras “Año viejo” que relata con imágenes auténticas y entrevistas únicas de campesinos y pobladores sobre cómo el pueblo despide un año que termina, además de otro audiovisual con gran colorido como la celebración del día de la Santa Bárbara en el municipio mayabequense de Güines. 

Estas y otras propuestas del telecentro apoyaron el estudio que la sumergió durante muchas horas en ese hermoso sendero de la perseverancia hasta conocer a profundidad el sentir de sus coterráneos. 

En diálogo con esta joven lajera me aseguró que el futuro la compromete con los residentes de su provincia en la que espera hacerse una profesional dedicada a fomentar las tradiciones y la cultura de su pueblo. 

Sus grandes ojos negros y su cabello alisado a tono con las nuevas normas de la moda, le imprimen a su rostro esa ingenuidad exquisita de la juventud que siempre será un tesoro divino, pero cuando la profundidad de sus palabras me sacuden, asisto sin duda, a este mundo cambiante que voy dejando en sus manos. 

Escucho atenta y me doy cuenta lo alejado que está Rubén Darío, aquel poeta romántico del pasado, con la muchacha que tengo delante, resuelta, crítica, capaz y dispuesta a construir una sociedad mejor , porque confirma ser una amante viciosa de su Patria. 

También confesó que la sorprendió el haber merecido el Título de Oro pues nunca se conformó con lo aprendido y cree que le falta mucho por conocer de la cultura popular a la que le dedicará de ahora en adelante todo su interés. 

Está orgullosa porque le dedica este éxito a su madre, inspiradora de sus logros y que está extendiendo su mano en alejadas regiones de Bolivia con la certeza de que ser internacionalista es otra de las virtudes de los cubanos. 

La Casa de Altos Estudios que la recibió por 5 años ahora la abraza y le reconoce su esfuerzo; pero no la despide, pues aquí volverá una y otra vez para llegar más alto. 

Mayara, como muchos de sus compañeros demostró que el sentimiento tiene el color dorado del Sol y yo estoy absorta pensando cuánto de bueno hay en esta nueva generación que a diario se empina.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre