Día Internacional de la danza

0
3

Tiene la danza signos universales que hace el mundo uno y el mismo.  El nacimiento del bailarín y coreógrafo de ballet Jean Georges Noverre el 29 de abril de 1727, extiende en el tiempo el Día Internacional de la Danza.

La jornada convoca en cualquier parte, más allá de las fronteras de la tierra francesa que vio nacer al autor de las célebres Cartas sobre la danza del ballet.  

También concurren otras formas no necesariamente clásicas.  Es un día para el recuento en esta vertiente escénica, sin distinciones de escuelas, de abolengos, de estilos, de culturas.

 El Día Internacional de la Danza concurre en esa dinámica tangible en que todo interactúa con todo –como asegura la Teoría de la Complejidad—y que certifica algún remedo clásico en lo contemporáneo, como también inevitables componentes de la cultura popular en una coreografía de ballet.

 La danza se corresponde con los valores constitutivos de la música, y en ese sentido cumple un papel de forja humana.  En la solución coreográfica se exponen todos los sentires posibles, y al mismo tiempo confiere un sello de identidad.

 El desarrollo de la danza puede mostrar la calidad y el nivel de pensamiento de un pueblo.  En el caso nuestro, es tangible una riqueza enorme en todas sus formas.  Por eso duelen en el mismo centro de lo cubano tanto la precariedad material por coyunturas económicas, como la ayuda prometida que aún no llega. 

 El espacio es uno de los elementos fundamentales de la danza.  Más de un grupo sufre por la falta de una sede, y porque las locaciones existentes no siempre cumplen las condiciones necesarias. 

 La danza tiene este día por Jean Georges Noverre como mensaje universal de fiesta, y es constructivo repensarla, atenderla, amarla. 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre