Día del Campesino, regalo necesario en primavera

0
18

La ofrenda gloriosa de un hombre, la Reforma Agraria, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) como necesidad humana de asociar a los productores, ponderan extraordinariamente a esta jornada de mayo.  Regalo necesario en primavera, es el Día del Campesino como reclamo del tiempo.

La celebración refiere instantes para cualquier compatriota, aunque viva en lo más metropolitano e histórico de la capital del país.  Nadie podría desentenderse, porque el fin y al cabo, la cultura cubana tuvo sementera y aliento, espacio y fundación, en los campos de Cuba libre.

Muchos de los relatos y de la liturgia que nos identifican, hallaron las mejores razones, origen, desarrollo, supervivencia, en las duras condiciones de los campesinos, quienes serían en buena medida los actantes de una dinámica sociocultural, económica, y –por qué no—política.

El campo deviene la fuente de tonadas, del punto cubano inmortal, un hogar inconmensurable para la bendita décima que no abandona jamás a los pobres.  En sus fincas puede hacerse en Cuba, la fiesta más grande y participativa del mundo a la memoria de poetas.

El mundo campesino supone el origen de refranes y dicharachos que nos identifican.  Es clave en cualquier parte de Cuba saberse hermano desde la frase “¡Mi yunta!”.

La lengua campesina concede argumentos, información y rutas para entender la evolución del español en Cuba como sucede con haiga, entodavía, medecina, los cuales no son barbarismos, sino arcaísmos, palabras que se usaron hace siglos y que aún sobreviven.

El Día del Campesino se festeja con los cuentos de Onelio, con los paisajes de Carlos Enríquez, con la cultura agraria que nos sostiene el continente personal.    

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre