Día del arquitecto cubano

0
22

Desde hace mucho tiempo, casi 80 años, se instituyó el 13 de marzo como el Día del Arquitecto Cubano, era una forma de recordar al Colegio Nacional de Arquitectos. 

Luego, la fecha cobra una denotación especial por una coincidencia histórica: El 13 de marzo de 1957 se verificaron los asaltos al Palacio Presidencial y a la emisora Radio Reloj, y el jefe de aquellas acciones, José Antonio Echeverría, era estudiante de Arquitectura. 

Tradicionalmente se le considera una de las bellas artes; en tanto unos creen firmemente en su expresión perenne, aun cuando el resto de ellas guarda silencio, no faltan voces de los propios arquitectos que no comparten ese criterio, por pensar que en tanto la obra de arte es un asunto privado del artista, la casa constituye una exigencia. 

Así y todo, es bastante extendido el criterio de que la obra de la arquitectura supone un inmenso performance utilitario, donde la convivencia resulta interacción de la gente con la creación artística. 

Son muchos los desafíos para la arquitectura cubana y no solo por la necesidad de resolver los problemas habitacionales, siempre crecientes, aunque la población no parezca crecer. 

Está la cuestión de la identidad del país: proyectar la ciudad de hoy de mañana, esencialmente nacional, con soluciones creadoras, conectadas con las mejores pautas del mundo, pero que rompan con la globalización de los poderosos. 

No es una empresa fácil porque donde muchas veces vemos signos de contemporaneidad, se trata de clichés simplistas, ampliamente publicitados por el mundo colonizante y hegemónico. 

No fue casual que aquel histórico Congreso de la UNEAC de noviembre de 1998, que definió una nueva etapa en la tarea de los creadores cubanos en la construcción perpetua de la patria, se inició con un descargo formidable del prestigioso arquitecto cubano Mario Coyula. 

Por cierto, sus preocupaciones de hace más de 15 años, siguen en pie. El Día del Arquitecto Cubano inscribe un recuento a la manera martiana; en definitiva, la historia humana se puede contar por sus casas.   

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre