Deja de fumar y ganas

0
11

El hábito de fumar constituye una enfermedad crónica causada por la adicción a la nicotina y la exposición permanente a más de 7 mil sustancias, muchas de ellas tóxicas y cancerígenas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la primera causa de muerte prevenible en los países desarrollados y la causa más importante de años de vida perdidos o vividos con discapacidad.

El tabaquismo está directamente relacionado con la aparición de muchas enfermedades, fundamentalmente, cáncer de pulmón, laringe, faringe, riñón, hígado, vejiga, entre otros, así como enfermedades cardiovasculares. Además, se conoce que en las mujeres tiene graves consecuencias en el sistema reproductor.

No sólo afecta la salud de los fumadores, sino también a la personas no fumadoras, expuestas al humo de tabaco. Son los llamados “fumadores pasivos” porque su organismo también se ve afectado por las toxinas y sustancias nocivas del humo de tabaco.

En especial, esta situación resulta sumamente perjudicial para los niños pequeños en los que puede llegar a causar muerte súbita del lactante, infecciones a repetición, trastornos del desarrollo y del comportamiento.

Las medidas más efectivas para evitar el consumo de tabaco incluyen el aumento del precio de los cigarrillos, la prohibición de venta a personas menores de edad y de la publicidad de los productos del tabaco, junto a la implementación de los ambientes cerrados 100% libres de humo que ayudan a desnaturalizar el consumo.

Un escaso número de fumadores logra dejar de fumar por sus propios medios. Si esto no es posible, la consulta con un profesional de la salud aumenta la probabilidad de dejar de fumar a través de la terapia cognitivo-conductual con o sin medicación.

Si bien algunas medicaciones se venden sin receta, no se recomienda el tratamiento aislado sin el apoyo profesional.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre