Decisiones que validan la vida

0
63

Durante más de 35 años, el VIH/sida es un problema que preocupa y ocupa al mundo.  Cuando apareció como nuevo desafío para el universo científico en la década de 1980, jamás se imaginó que la solución se postergara tanto en el tiempo.  En ese lapso, la humanidad ha intentado resolver las implicaciones del VIH/sida en el embarazo, mientras la vacuna salvadora llega.

No está de más recordar que Cuba cuenta con un programa de atención materno-infantil, modélico para el mundo y que desde el 2015 se convirtió en el primer país en validar la Eliminación de la Transmisión Materno infantil del VIH-sida y la sífilis congénita, cuyas metas exigió disponer de servicios de salud sexual y reproductiva con elevada organización y calidad, incluido el tamizaje sistemático del VIH y la Sífilis en la atención prenatal y el seguimiento apropiado de las embarazadas con algún resultado positivo y de sus hijos y sus familias.

Están dispuestas las acciones para durante el embarazo y el parto minimizar los riesgos a la madre con VIH/sida, al feto o al recién nacido.  En la norma cubana ya son comunes los términos cepas resistentes antirretrovirales.

El VIH/sida no destruye el derecho a la maternidad.  Es justo decirlo.  Pero conviene conciliarlo con el deber de ser responsables. La enfermedad deviene

inevitablemente un tema difícil en todos los sentidos.Habría que prever las consecuencias psicológicas que para un niño o para una niña tiene el conocer que el VIH/sida tiene una incidencia capital en su familia.

Son conocidos los protocolos de tratamiento, que como se sabe, conectan indefectiblemente a la ética con el embarazo.

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre