Cuidemos el coco para viajar en taxi coco

0
25

Entre las modalidades de transporte ligero que circulan en San José de las Lajas el llamado Moto-taxi o Coco-taxi constituye la novedad en la ciudad capital. Lo de moto le viene porque en realidad se trata de una motocicleta con adaptaciones para transportar pasajeros. Lo de coco, porque sus parientes son también una moto pero con una carrocería redondeada, lo que lo asemejan a un coco.

Con satisfacción ya veo pasar los Coco-taxis o Moto-taxis por las calles de San José de las Lajas, esa creación empleada como medio de transporte para viajes sencillos y recorridos turísticos por las ciudades. Se cumple así un pronóstico que escuchamos días atrás en un encuentro de la delegación de la Unión de Periodistas de Cubade radio Camoa y el Consejo de la Administración del territorio.

El coco-taxi viene a la capital de Mayabeque para contribuir al transporte local que en realidad no es bueno, en mi modesta opinión, si tengo en cuenta que no circulan medios de transporte asequibles para todas las circunstancias y zonas de la pequeña ciudad, pueslos medios se mueven principalmente por la Avenida 47 y la calle 54. 

Con capacidad para seis personas, esta novedad trae también un alivio a los bolsillos del pasajero, pues con su módico precio, comparado con las cifras exigidas por los bici-taxis, la gente puede llegar a su destino sin el gasto excesivo y despiadado de la oferta y la demanda. 

Allí los vi, precisamente esperando pasajeros en el área del andén, junto a los bici-taxis o llegando cargados al final de la ruta. En realidad los nuevos vehículos suman otro contraste a la ciudad lajera, que crece y se transforma en busca del objetivo final de convertirse en una verdadera capital de provincia, con todas las facilidades que la población necesita.

Con el color amarillo, ícono del sector, la gente les ve con admiración en estos días, mientras la pupila se acostumbra a su presencia y aunque por el diseño difieren del coco-taxis que conocemos, sí son más útilesal permitir más pasajeros.

Ahora solo nos falta que no se tergiversen los precios y normas establecidas por el estado y que se conserven debidamente los equipos, para que no suceda aquello de que escobita nueva barre bien.Es decir que para mayor satisfacción de este servicio, el llamado no es “a romper el coco” como decía una vieja canción, por el contrario, lo pertinente es cuidar en todos los sentidos para que el coco siga viajando sano y salvo por San José de las Lajas.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre