Cuando el humo intenta doblegar el talento

0
18

Dairon estudia en la academia San Alejandro en La Habana y sabe cómo una exclusividad dibujar con las nubes aunadas por ensueñosescenarios sublimes que nos llevan al estasis, yo que soy una soñadora me tiendo a su lado sobre sobre el césped para juntos crear imágenes, siluetas que aunque sublimes se ven empañadas lastimosamente por el humode su cigarro que no ceja de jadear entre bocanadas.

Mi joven amigo desde la secundaria básica “Ignacio Agramante”, deSan José de las Lajas donde cursó estudios, participó en certámenes nacionales e internacionales que lo colmaron de honores, sin embargo la toz se haconvertido en su aliada llevándole consigo el cansancio mientraspinta sobre el lienzo ahogando así su talento prodigioso.

El cigarro le está robando a las pupilas del mozalbete el brillo, se está apoderando de sus pulmones  atrapándole la respiración que se hace cada vez más lenta como si lo llevara a despedirse  repentinamente de sus dotes y de todos los que admiran su capacidad creativa, diciendo a dios  tempranamente a  sus   dieciséis  abriles.

El joven artista se resiste a pedir ayuda y acepta pasivamente los riesgos que para la salud ocasiona el consumo de tabaco considerada la principal causa prevenible de defunción en el mundo, la cual según losexpertos actualmente mata a uno de cada 10 adultos en todo el mundo.

Mi amistad por el muchacho es tan profunda que cala hasta los huesos viéndolo hundirse en ese mar de expiración, sin querer arribar hasta puerto seguro para retomar un halo de esperanza y decir no al tabaquismo y si a la vida, al porvenir, al mañana, a la aurora que lo espera cada amanecer para decirle aquí estoy regalándote un nuevo día.

Sé que como mi querido Dairon existen muchos otros que se pierden en este flagelo, que apaga el optimismo, que sucumben ante la falta de voluntad para apartarse de la adicción al cigarro, solo espero que su corazón no sea robado por el humo y que como la colilla sus días terminen en un cenicero para ser arrojada al anonimato de los que no aprendieron apreciar  el privilegio de vivir 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre