Confirman efectividad de barreras flotantes cubanas protectoras del medio ambiente

0
19

Las secciones de las barreras flotantes son sometidas a un riguroso proceso de inspección antes de salir de la fábrica.  Tomado de Granma

CIEGO DE ÁVILA.–Las primeras barreras flotantes colectoras de residuales sólidos, diseñadas y construidas en Cuba, confirman su efectividad luego de las evaluaciones iniciales realizadas por los especialistas en cada uno de los lugares donde están enclavadas esas defensas protectoras del medio ambiente.

Fabricadas con tubos de polietileno de alta densidad en la empresa avileña Ciegoplast, la experiencia se aplicó en el río Almendares y en el Dren (sistema de drenaje) de la bahía de La Habana, donde llegan las aguas de tres ríos (Luyanó, Martín Pérez y Tadeo) con alto grado de contaminación a causa del vertimiento de residuales de las grandes industrias, las indisciplinas de la población y el impacto de otras fuentes contaminantes.

El ingeniero Jorge Eduardo Brey Herrera, director adjunto de la Empresa Saneamiento Básico de La Habana, perteneciente al Grupo Empresarial de Acueducto y Alcantarillado, detalló a Granma que este año deberán entrar en funcionamiento otras cuatro: dos en el río Luyanó, una en la zanja Capitán Núñez, en el concurrido municipio de San Miguel del Padrón, y otra en el río Martín Pérez. Más adelante se prevé colocar otra en el río Cojímar, al este de la capital.

Todo ello también forma parte de la denominada Tarea Vida, que entre sus acciones prevé dar prioridad a los embalses, canales y franjas hidrorreguladoras de las cuencas tributarias de las principales bahías y de las costas de la plataforma insular cubana.

Brey Herrera acotó que entre las labores de saneamiento más relevantes emprendidas por su entidad se encuentra la del río Quibú, de donde se extrajeron unos 10 000 metros cúbicos de desechos; unos años antes habían acometido otro trabajo similar en el de Luyanó, de donde sacaron más de 25 000 metros cúbicos de basura, labores aún insuficientes si se tiene en cuenta que la capital cubana tiene más de 500 kilómetros de cauces.

En ese sentido destacó la importancia de sensibilizar a la población sobre el cuidado del entorno para evitar daños a la salud humana y la naturaleza, y mejorar el trabajo de educación medioambiental.

El ingeniero Hiorvanys Espinosa Pérez, director de Ciegoplast, confirmó que la fábrica concluyó las barreras colectoras articuladas que serán empleadas en los ríos Luyanó y la zanja Capitán Núñez, y solo falta trasladarlas.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre