¡Como no llorar a Fidel!

0
33

“Como no llorar por Fidel”, así expresó desconsolada Marta Rodríguez una mujer de más de 60 años que agradece a nuestro Comandante por haber cumplido uno de sus sueños: Educar. 

Gracias a esta Revolución, ella no tuvo impedimentos por ser negra para estudiar y ejercer el magisterio que le ha dejado muchas alegrías y gratos recuerdos. 

Ella forma parte de las filas del Partido Comunista y sus hijas gracias a la gran obra que desde 1959 inició el líder histórico, todas son graduadas universitarias y como su madre son educadoras de la enseñanza especial. 

Otro de sus agradecimientos bien sentidos fue al comunicarme con lágrimas en sus ojos que se recuperaba de un cáncer de mamas, entre sollozos cuenta sobre la atención esmerada en el hospital de Candelaria donde actualmente vive y en el Oncológico donde culmina su tratamiento, todo de manera gratuita como ocurre en toda Cuba con los servicios de salud. 

Muy emocionada declara que esta Revolución es única y que el legado de Fidel debe perdurar no solo en nuestros corazones, sino en cada acción que a partir de este momento tengamos que emprender. 

Al finalizar la conversación Marta declara con total convicción: “Fidel ha desaparecido físicamente pero su obra me ha salvado la vida”.

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre