Colitis ulcerativa: algunos aspectos de interés

0
23

La colitis ulcerativa es una enfermedad caracterizada por la inflamación crónica de la mucosa del colon, la cual afecta, en el 95% de los casos, al recto y puede extenderse de forma continua a otros segmentos del colon.

Hasta el momento no se ha establecido con exactitud la causa de la colitis ulcerativa, sin embargo, especialistas aseguran que se relaciona con procesos inmunológicos, es decir con el enfrentamiento entre antígenos y anticuerpos a nivel del colon y del recto.

Según investigaciones realizadas los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad, en este mismo sentido se plantea el uso de antiinflamatorios no esteroideos, y existen estudios que alegan una predisposición genética; sin embargo, se menciona al tabaquismo como beneficioso en la prevención de la colitis ulcerosa y en el control de los brotes leves a moderados.

La colitis ulcerativa, en el caso de la edad pediátrica, es más frecuente entre los 5 y 16 años de edad. En los adultos, se mencionan dos picos de mayor incidencia: entre los 20 y 30 años y entre los 50 y 70 años de edad.

El síntoma más característico es la diarrea con sangre, aunque es importante destacar que no siempre está presente. Puede aparecer fiebre en las formas más extensas de la enfermedad, dolor abdominal inespecífico, síntomas rectales como tenesmo, o lo que es lo mismo, quedarse con deseos de defecar, urgencia por la defecación, y expulsión de moco y sangre por el ano. El paciente también puede sufrir pérdida de peso.

Con respecto al diagnóstico de esta entidad debemos tener en cuenta los signos y síntomas que presenta el paciente, pues ellos pueden orientarnos hacia el diagnóstico de la misma, sobre todo la presencia de diarreas con sangre. Aunque no basta con tener estos elementos, pues para plantear una colitis ulcerativa hay que realizar otras pruebas que confirmen el diagnóstico.

Puede realizarse una radiografía simple de abdomen y un colon por enema, que orientan, en cierta medida, hacia el diagnóstico, pero es con la colonoscopia y la toma de biopsias del recto y del colon que se llega al diagnóstico certero de la enfermedad.

La colonoscopia no es más que el estudio del colon por dentro. Para ello se introduce hacia el recto y los diferentes segmentos del colon, un equipo llamado colonoscopio que permite visualizar estas estructuras en toda su extensión. Durante el proceder nos auxiliamos del aire, pues en la medida que insuflamos mínimas cantidades de este gas, podemos avanzar mejor, y lograr una mejor visualización.

Para el diagnóstico de la colitis ulcerosa resulta imprescindible realizar la colonoscopia. A través de este procedimiento se observa la inflamación de la mucosa del recto y de los segmentos del colon que puedan estar afectados, así como la presencia de úlceras en la mucosa que los reviste. Permite además tomar muestras para biopsias, que son las que terminarán por confirmar que efectivamente se trata de una colitis ulcerosa, así como el grado de severidad de esta enfermedad.

El médico gastroenterólogo es quien determinará la periodicidad de esta prueba. Es importante que los pacientes conozcan que la colitis ulcerativa predispone al desarrollo del cáncer de colon y recto, y que es la colonoscopia con la toma de biopsias, quien nos puede orientar sobre la aparición de este.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre