Celia siempre entre nosotros

0
23

Hay nombres indispensables en la historia de la Revolución Cubana. Nombres repletos de anécdotas, valentía, decoro e inteligencia. Mayo nos hace regresar una y otra vez a uno de esos nombres que supo enfrentar terribles adversidades y reveses sufridos. Mayo nos advierte el perfume de las flores al recordar a Celia, siempre querida, siempre cubana.

Manzanillera de sangre y humilde por naturaleza, Celia fue de las primeras en abrazar la Revolución encabezada por Fidel. Organizó y consolidó el Movimiento 26 de julio en su ciudad natal y distribuyó “La Historia me absolverá”

De Celia se conoce su audacia, humanismo, optimismo e incondicionalidad. Desde su llegada a la Sierra trabajó junto al Comandante en Jefe, a quien le fue fiel toda su vida. 

Su huella se encuentra en el patrimonio de la Comandancia General de La Plata.  Por indicación expresa de Celia Sánchez Manduley, toda construcción debía partir de los árboles del entorno, pero sin talarlos.  Aquella dura prueba de la lucha en las montañas, tendría el toque indiscutido de la belleza, de la noble y entusiasta preocupación por todas sus formas posibles. 

En otros proyectos posteriores estuvo Celia, ya con el triunfo de la Revolución, igual permanece esa impronta donde las soluciones arquitectónicas se corresponden con el patrimonio natural. En el Parque Lenin y en el conocido Palacio de Convenciones, están a manera de soluciones esas ideas.  

Por eso, cada homenaje a esta heroína pasa por la floresta: en la fuente y en la casa natal de Medialuna, en la Plaza de la Revolución de Manzanillo, en la voluntad de mantener esa tradición en la Sierra, allí donde se cultivaron el deber y la contemplación estética del mundo.

Quienes la conocieron advirtieron su resistencia física, su destreza como guerrillera, su experiencia para desenvolverse en el medio natural del monte, su serenidad en la guerra, en los combates y durante los bombardeos de la aviación enemiga. 

“Aly” o “Norma”; definitivamente Celia, igual permanece en el corazón de los cubanos, colmada de cariño, admiración y respeto.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre