Caravana inagotable

0
28

HOLGUÍN.—Pleno de alegría y entusiasmo, como si no hubieran transcurrido 57 años, Adolfo Begdadi Herrera, acompañado de estudiantes de todas las enseñanzas, jóvenes trabajadores y combatientes de las Fuerzas Ar­ma­das Revolucionarias y del Ministerio del Inte­rior, rememoró la entrada de la Caravana de la Victoria a este territorio.

Fue uno de los oradores del acto celebrado en la Comunidad Oscar Lucero, otrora sede del Regimiento No. 7, de triste recordación por cum­plir acciones punitivas ordenadas por el tirano Batista contra las fuerzas revolucionarias y la población que las apoyaba. Acentuó que la provincia de Holguín, cubierta de obras sociales, entre ellas centros asistenciales de sa­lud y escuelas, no se parece en nada a lo que vie­ron en 1959 en el avance de los rebeldes victoriosos hacia La Habana.

Junto a Adolfo, también emocionados, co­mo en las jornadas del acontecimiento recordado, estaban Idinio Macías Samé, Ramiro Rodríguez Arias y José Amado Árias. Todos ex­presaron que la mayor recompensa por encarar la muerte con las armas en la mano en nombre de la libertad es sentirse rodeados de re­presentantes de la nueva generación que ha prometido sostener la independencia y la dignidad conquistadas.

Elizabet Cuenca Peña, estudiante del pre­u­niversitario Enrique José Varona, expresó que le resultará imborrable el recuerdo de integrar el grupo de 57 muchachas y muchachos holguineros que antes de concentrarse en el antiguo cuartel, arribó temprano en la mañana a Cacocum, cabecera del municipio de igual nom­bre, donde relevaron a un contingente si­milar procedente de la provincia de Granma.

Minutos antes de realizarse el Diálogo de Ge­neraciones, realizado en la Casa de los Com­batientes de la ciudad de Holguín tras el acto en el que estuvieron presente Ernesto San­ties­te­ban, integrante del Buró Provincial del Partido Co­munista de Cuba, y Julio César Es­tupiñán Ro­dríguez, presidente de la Asam­blea Pro­vincial del Poder Popular, la joven de 17 años que­dó im­presionada cuando conoció que Idi­nio Ma­cías era apenas unos años mayor que ella cuando se ganó el derecho de acompañar a Fidel en la Caravana de la Victoria por su rol como combatiente en el Segundo Frente Orien­tal Frank País.

Los integrantes del convoy conmemorativo cumplieron un intenso programa que en la tarde incluyó visitas a los museos de la Clan­des­ti­nidad, La Periquera y la Casa Natal de Calixto Gar­cía, sitios localizados en la capital provincial vin­culados con la historia patria.

En horas de la mañana de hoy lunes el grupo arribará a los límites con la provincia de Las Tunas, donde los esperan jóvenes de ese territorio quienes continuarán rememorando el paso de Fidel Castro y sus barbudos guerrilleros hacia la capital.

RECORRIDO TRIUNFAL

En el otrora cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, inició el 2 de enero el histórico recorrido. Desde su partida se unieron protagonistas del acontecimiento y representantes de las nue­vas generaciones, en una marcha que no solo es júbilo y recordación, sino también lección vibrante de historia patria.

Portando banderas cubanas, del Movi­mien­to 26 de Julio, y sus respectivas organizaciones ju­veniles y estudiantiles, los estudiantes, trabajadores y combatientes de las FAR y el Minint, seleccionados por su destacado desempeño integral, recorrieron territorios de Santiago y Gran­ma a bordo de carros de combate.

En la indómita Ciudad Héroe fueron despedidos por Lázaro Expósito Canto y Rei­naldo García Zapata, primer secretario del Partido en el territorio santiaguero y presidente del órgano de gobierno a esa instancia, respectivamente; jefes de las FAR y el Minint, integrantes de la Asociación de Combatiente de la Revolución Cubana, dirigentes juveniles y de las organizaciones de masas.

En Granma, igualmente tuvo lugar el en­cuentro, cuyo escenario principal fue en Ba­ya­mo, en la primera plaza cubana de la Revolu­ción, donde 57 años atrás recibieran a Fidel y las fuerzas del Ejército Rebelde.

La Revolución triunfó y ha perdurado porque el pueblo la hizo suya, fue una de las esencias recordadas allí, con la presencia de Fede­rico Hernández, primer secretario del PCC en la provincia de Granma, y Manuel Santiago Sobrino, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre