Cada cubano lleva dentro de sí un poco de Camilo

0
7

Mis recuerdos de pionera me extrapolan al acontecimiento de cada 28 de octubre cuando se cumple un aniversario más de la desaparición física de Camilo Cienfuegos. 

Mis memorias me sitúan depositando flores a Camilo,  junto a compañeritos y a la maestra. Entonces, vuelve una y otra vez la idea de que aún, está entre nosotros.

Cuando se habla del Héroe de Yaguajay asaltan virtudes increíbles.  Aparece el niño simpático y travieso, sencillo,  justo y  honesto.  El  joven audaz y valeroso, que participó en protestas populares contra la dictadura batistiana, que estuvo en el desembarco del Granma y sobresalió en la Sierra Maestra.

Cuando se menciona el nombre de Camilo,   florece el invicto guerrillero que por su coraje en el combate ganó el sobrenombre de Señor de la Vanguardia.

Quienes lo conocieron persisten en su eterna sonrisa aún en los momentos difíciles y en esa lealtad a su pueblo y a Fidel, de quien no se atrevió a estar contra él ni en la pelota.

Camilo Cienfuegos se multiplica. Cada cubano lleva dentro de sí un poco de Camilo. No hace falta un 28 de octubre cuando se conmemora otro aniversario de su muerte para sentirlo entre nosotros con pasos firmes y cabellos de ideas.

Su humildad brota y es aroma que perfuma nuestra isla. Está presente en cada transformación de nuestra sociedad y en cada joven camilito.

Mis recuerdos de pionera me han hecho admirarlo toda la vida. Evocar a un hombre que probó sus dotes de artista en la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro, pero que dejó como obra imperecedera, la Revolución.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre