Basta ya de bloqueo. Basta

0
20

El bloqueo asfixia. Desde que tengo uso de razón he convivido con él, así mi generación y las que llegaron después crecimos con esa mala letra, con ese empeño de odio y obstinación de los gobiernos que han desfilado por la Casa Blanca.

Las sanciones derivadas del bloqueo estadounidense revelan daños económicos con invaluables afectaciones sociales por su impacto en sectores tan sensibles como la salud y la educación.

El cerco impuesto por Estados Unidos, impúdica medida, ilegal, genocida, injusta reliquia de la guerra fría, llega hasta nuestros días con algunos guiños, solo eso, porque a ciencia cierta sigue ahí, dañino, decadente pero voraz, obsoleto pero vigente, casi inmovible.

Por estos días de octubre, en que una vez más Cuba llevará a la ONU las razones que nos asisten para demandar el cese del bloqueo, crece la condena a esa forma burda que no ha podido poner de rodillas a la mayor de las Antillas, es mayor el apoyo y solidaridad de todas las personas de buena voluntad en el mundo que también abogan por el fin de ese castigo imperial.

Durante más de medio siglo el bloqueo ha marcado a cubanas y cubanos con sus consecuencias. Los países que han acompañado el texto presentado por Cuba durante las últimas décadas se han pronunciado contra el cerco genocida y han dispuesto sus votos en contra de tan macabra existencia.

En solo unos días una vez más el tema ante la ONU, ante el mundo entero El bloqueo y la demanda de Cuba por su fin ocuparán titulares y más allá de esa asfixia que genera, se alzarán voces dignas apegadas a la razón y resueltas a condenar la injusticia.

Por vigésima quinta ocasión la Asamblea General de la ONU se inscribirá en la historia como testigo del reclamo de Cuba por el fin del bloqueo más largo en la historia de la humanidad,que desde la mayor ilegalidad arropa leyes, disposiciones y prácticas que le sirven de sustento.

Más de medio siglo es mucho tiempo, es hora de decir BASTA. Es hora asfixiar al Bloqueo.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre