Ayer y hoy de la FMC

0
17

Más de medio siglo autentica la historia de la Federación de Mujeres Cubanas, (FMC), organización que agrupa a las mayores de 14 años que deseen integrarse a la misma.

Una mirada a este tiempo recorrido permite rememorar los primeros años del triunfo revolucionario en Cuba, la convocatoria para sumarse a las filas de la FMC y la respuesta masiva de las cubanas que iniciaron una nueva ruta en sus vidas y en la vida misma de la sociedad en la mayor de las Antillas.

Al principio, como  recuerdan algunas de sus fundadoras, era toda una noticia que las mujeres de entonces se incorporaran al trabajo, pues muchas fungían como amas de casa, y solo de esas tareas y criar a los hijos se ocupaban.

La FMC no solo motivo a agruparse, sino que sumó a mujeres de todas las procedencias a integrase a la nueva sociedad que comenzaba a edificarse en Cuba, de ahí que emergieron como auténticas protagonistas de una etapa decisiva.

Fueron años difíciles,  donde igualdad no era vocablo establecido y comprendido, fueron aquellos  primeros años de mucha constancia y abnegación, superación, enfrentamiento a barreras arcaicas abrigadas por el machismo.

Así, la Federación de Mujeres Cubanas marcó paso a paso su propia historia; las federadas estuvieron presentes en cuanta tarea convocó la dirección del país, la incorporación al estudio y al trabajo, la participación en campañas de alfabetización y de vacunación demostraron que existía una fuerza femenina indetenible.

Más de medio siglo transcurrido, ya no es igual, las tareas son otras, hoy son mayorías las cubanas en la fuerza calificada, es sobresaliente su presencia en el deporte, la cultura, la investigación, las misiones internacionalistas.

Vilma Espín, la presidenta de honor de la organización, ya no está, pero su ejemplo sigue ahí, en ese combate cotidiano de este tiempo difícil pero no imposible, que enfrenta otros retos, que implican esfuerzo y perseverancia.

La FMC está de cumpleaños, justo el próximo 23 de agosto arribará a su aniversario 54, efeméride que se celebra en todo el país con actividades en las comunidades, en llanos y montañas; sin embargo, además de esta feliz recordación existe un reto mayor: revitalizar el accionar de la organización, hacer de su vida una evolución con la plena certeza de seguir haciendo caminos y futuro.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre