Aprendiendo a convivir con Diabetes (+Fotos)

Determinación de glucemia en una niña de la convivencia

Fotos: Michael García Pérez

El pasado viernes 19 de abril concluyó la Convivencia para niños con Diabetes en el Centro de Atención al Diabético en la capital cubana, experiencia que durante una semana reunió a pacientes y familiares de Mayabeque, Artemisa y La Habana, con el objetivo de aprender a convivir con esta condición.

Según el doctor Neraldo Orlandy González, director del Centro de Atención al Diabético en La Habana, “la Diabetes Mellitus tipo I es considerada una entidad autoinmune, de comienzo generalmente brusco, en la cual el organismo humano produce anticuerpos que destruyen las células Beta del páncreas, encargadas de la producción de insulina, hormona que garantiza el transporte de glucosa desde la sangre hasta las células”.

Alrededor de 1000 pacientes cubanos menores de 15 años de edad conviven con Diabetes, situación que los acompañará durante toda su vida y que precisa de una atención multidisciplinaria en aras de prevenir complicaciones crónicas y ofrecerles una mejor calidad de vida.

Cuba fue uno de los primeros países de América Latina en crear los Campamentos Vacacionales para niños con Diabetes, gracias al empeño del profesor Ricardo Güell. Esta experiencia cobró luz en el año 1968 y se extendió a varias provincias, con una nueva modalidad ante la llegada del Período Especial. Ante esta situación, comenzaron a desarrollarse, como método alternativo, las Convivencias par niños con Diabetes, a partir de 1992.

Para el doctor Manuel Vera, especialista de Segundo Grado en Endocrinología del Instituto Nacional de Endocrinología, creador de estas convivencias, las enseñanzas y el aprendizaje son elementos indispensables de esta nueva modalidad que llegó para quedarse: “…esto fue muy ventajoso pues nos permitió apreciar manifestaciones de pérdida de autoestima en los niños, sobreprotección de los padres hacia sus hijos; esto lo detectamos gracias a que invitamos a la familia a participar con nosotros, cosa que no sucedía en los campamentos vacacionales. Así surgió esta experiencia en nuestro centro, trasladándose, posteriormente, al resto del país”.

Durante esta convivencia, a los padres y niños se les brindó asesoramiento acerca de cómo identificar y qué hacer ante las hipoglucemias e hiperglucemias, es decir, ante las situaciones de bajos y altos niveles de azúcar en sangre, respectivamente. Se abordó el manejo de situaciones como el estrés, el correcto empleo de la insulina, la alimentación y cuidados específicos de estos pacientes.

Elevar la autoestima de los niños y sus familiares, así como infundirles seguridad y confianza ante la diabetes, fue uno de los propósitos que los especialistas se trazaron. “Realizamos una excursión para demostrarle a los padres que sus hijos pueden salir a cualquier lugar, a la playa, a una excursión a un campismo y disfrutar al igual que otro niño que no tenga diabetes; aprender a convivir con la diabetes fue algo que quisimos enseñar a los pequeños y a su familia”, afirmó el doctor Manuel Vera.

Madres y padres quedaron satisfechos ante los conocimientos adquiridos sobre el manejo de la Diabetes, prevención de complicaciones y sobre todo por las experiencias compartidas con familiares de otros niños que conviven con esta condición, así lo manifestó Dunia Leyva, mamá de Marcos Alejandro: “La vida nos ha cambiado por completo, muchas veces pensé: ´no podré seguir adelante, creo que no tengo fuerzas para enfrentarlo´, pero todo va cogiendo su curso y todos en casa estamos aprendiendo a convivir con la diabetes.  Mi hijo sabe inyectarse solo, maneja muy bien su glucómetro, sabe qué hacer cuando tiene hipoglucemia o hiperglucemia, e incluso sabe cómo actuar ante situaciones en que se encuentra ante alimentos diversos como es el caso de los cumpleaños y fiestas de la escuela. Ha ganado confianza y se ha relacionado muy bien con otros niños diabéticos, sabe que no es el único y que una vida como la de los demás es posible, poniendo en práctica lo que le enseñaron”.

Una vez más, la atención integral a los pacientes que conviven con Diabetes llegó en manos de endocrinólogos, dietistas, enfermeras, estomatólogos, especialistas en Nutrición, Podología, Psicología, Cultura Física y oftalmólogos, un equipo multidisciplinario de alta calidad que hizo de la Convivencia para niños con diabetes, una experiencia de Amor y Esperanza.

1    Doctor Manuel Vera aplica ejercicios de relajación en los niños de la convivencia Doctor Manuel Vera ayuda a elegir el mejor disfraz
Franco inyectándose la insulina Participantes en la Convivencia para niños con Diabetes
Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar