Alerta temprana con la obesidad

0
23

 

La obesidad infantil es una condición donde el exceso de grasa corporal afecta negativamente la salud y el bienestar en la niñez.  Después de los tres años de edad, se asocia a largo plazo con un mayor riesgo de trastornos metabólicos, como igualmente con una larga lista de enfermedades. 

Los especialistas plantean una relación directa de la obesidad infantil con trastornos endocrinos. Usualmente se mencionan la diabetes y el déficit de la hormona del crecimiento. En esa extensa relatoría aparecen la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, problemas de sueño, fallas eréctiles, determinados tipos de tumores, el asma, infecciones en la piel, y mal funcionamiento del hígado. 

Habría que mencionar igualmente alteraciones cerebrales y problemas cognitivos. También la anorexia, la bulimia, problemas ortopédicos, y hasta trastornos en la respuesta inmune, como susceptibilidades a infecciones, alteraciones en la cicatrización de heridas, y problemas respiratorios nocturnos. 

Son diversos los factores desencadenantes de la obesidad infantil: la variedad de alimentos, los hábitos cada vez más sedentarios, las costumbres alimentarias en la familia difíciles de cambiar, y el poco tiempo que dedican los padres a la práctica de  ejercicio de sus hijos.

Hay lugares en el mundo donde la obesidad infantil tiene consecuencias psicosociales. Los especialistas afirman que son muy raros, casi inexistentes en Cuba. Se trata de la baja autoestima, el aislamiento social, la discriminación y los patrones anormales de conducta, relacionados con las adicciones y el suicidio. 

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre