A la memoria de Adalberto Vidal Valdés

0
16

El 15 de abril de 1961 cae en combate Adalberto Vidal Valdés, joven nacido en San José de las Lajas y que había regresado al campamento en Ciudad Libertad el día anterior luego de encargar a su madre el cuidado de los hijos.

Ocupaba, como de costumbre, su puesto de artillero para asistir a las prácticas correspondientes.

Pero al amanecer de  aquel día desafortunado, aviones piratas invadieron el espacio aéreo de la nación por diferentes puntos, para sembrar el terror y la muerte donde el pueblo humilde construía con tesón la patria nueva.

Las naves infernales traían insignias de las fuerzas cubanas para evitar la respuesta de nuestras baterías, caer por sorpresa y destruir en tierra la insipiente fuerza aérea.

Entre los que defendían Ciudad Libertad estaba este miliciano impetuoso, egresado en 1960 de la escuela de artillería de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), a donde llegó procedente de su puesto de trabajo en la fábrica de cerámica de San José de las Lajas.

Al ingresar en las Milicias Nacionales Revolucionarias, tras el triunfo de la Revolución, Adalberto sabía la importancia de su disposición combativa y emprendió con firmeza su preparación los sábados y domingos.

A tal entereza contribuían sus lecturas martianas, su procedencia de una familia de tradición revolucionaria y colaboradora del 26 de Julio, su astucia para evadir las sospechas de la policía batistiana y su espíritu rebelde que le trajera continuos despidos por defender de la injusticia a sus compañeros.

El 15 de abril de 1961 la metralla enemiga hizo blanco en este revolucionario lajero mientras otros cayeron en San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba. Era el preludio de una invasión mercenaria en la que perecieron otros dando la lección al invasor del significado que para los cubanos sigue teniendo Patria o Muerte.

Honremos la memoria de Adalberto Vidal Valdés en el 54 aniversario de su caída en combate.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre