A 56 años de un primero de enero

0
7

Hace 56 años llegó a La Habana, procedente del oriente de Cuba, la caravana de la Victoria comandada por Fidel Castro y el glorioso ejército rebelde, triunfaba entonces la Revolución Cubana, todo un suceso para la época, que significaba la apertura a un proceso renovador para el país.

Quienes vivieron aquel acontecimiento recuerdan cómo trascendió la noticia, primero la huida de Fulgencio Batista, la culminación de su dictadura y el triunfo de los rebeldes, los barbudos que tuvieron su cuartel general en la Sierra Maestra.

 Han transcurrido 56 años desde aquella fecha que conmocionó al pueblo cubano, alegría para los humildes, expectativa para quienes vislumbraban cambiaría la realidad del país.

El programa trazado en el Moncada, revelado en la Historia me absolverá vio la luz desde enero de 1959, así la salud pública y la educación tomaron otros senderos, primero la gratuidad y derechos a todos sin distinción, y de ello dan fe la campaña de alfabetización y las de vacunación emprendidas en el país, para enseñar a leer y escribir, una, y la otra, para inmunizar ante enfermedades casi establecidas en la isla.

Ha pasado más de medio siglo, y la Revolución Cubana ha multiplicado su fortaleza, su luz cubre llanos y montañas en el afán de nutrir a sus protagonistas con la sabiduría y capacidad de hacer firmes sus conocimientos a favor de la humanidad.

Varias generaciones de cubanos que nacieron tras el triunfo revolucionario, tienen el sano privilegio de desconocer los males que habitaron esta nación, una de las que sostuvo un alto índice de analfabetismo, mortalidad infantil, desigualdades sociales, todos aniquilados a partir del Primero de Enero de 1959.

Llega esta fecha en un momento trascendental en que Cuba arriba a un aniversario más de aquel suceso que cambió el curso de la historia, que sumó multitudes, que empinó sueños por un mejor futuro, devenido este presente de cual somos protagonistas.

El reto es seguir haciendo futuro, desde la enseñanza misma legada por José Martí con Todos y para el bien todos, desde el magisterio de Fidel que desde su verbo concibió que Revolución es:

“Sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.”

Cuentan ya 56 años que marcan el latir de la historia, que develan el humanismo y la autenticidad de la Revolución que triunfó por los humildes y para los humildes.

Cuba, desde la paz que respira, celebró un aniversario más de la victoria que nació el Primero de Enero de 1959, cuando otra generación decidió hacer realidad los sueños de todos los que ofrendaron sus vidas por la libertad.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre