A 30 años de la Operación Tributo

El viejo José anda con la mirada triste. Dice que este día siempre se colorea de gris, que no puede evitar se nuble su mirada por aquellos que ya no están, que honrosamente irrigaron con sangre otras tierras para hacerlas libres.
Y es que el 7 diciembre de 1989 el suelo patrio acogió los restos mortales de cubanas y cubanos que ofrendaron sus vidas en misiones internacionalistas en otros países.
El retorno a la patria fue triste. En toda Cuba familiares y amigos honraron a los hombres y mujeres caídos en tierras hermanas.
Han transcurrido 30 años de la culminación de la Operación Tributo, profundo homenaje a quienes son símbolos del internacionalismo y de humanismo, fecha que también rinde respeto al Titán de Bronce, Antonio Maceo, un hombre cuyo legado resulta imprescindible.
La Protesta de Baraguá llega cada día con la nitidez de sus principios, esos que defendemos hoy y siempre para hacer firme la soberanía de Cuba, sin concesiones, sin miedos.
Hoy el homenaje a los mártires se traduce en compromiso, es la mejor manera de honrar a quienes se inscribieron en la historia por su patriotismo y honor, pero también por amor a la humanidad
El viejo José no me permite le haga una fotografía, dice que sus ojos octogenarios delatan sus sentimientos, que otro día será pero no hoy. Y yo le respeto y complazco. Otro día hablaremos y segura estoy podré mostrar el rostro de un guerrero de raíces indómitas, de un cubano reyoyo, pero además de un internacionalista.

A 30 años de la Operación Tributo
5 (100%) 2 votes

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar